The New York City
¡Bienvenido a New York! ¿Siempre quisiste vivir en la Gran Manzana? ¿Si? Bueno, no podemos regalarte un viaje ni una casa allí, pero podemos ofrecerte una nueva experiencia en nuestra pequeña ciudad. No lo dudes y ¡únete!
¿Quién está en línea?
En total hay 28 usuarios en línea: 18 Registrados, 3 Ocultos y 7 Invitados

Adam Stark, Aileen M. Haguen, Alicia Guerrero, Azad H. Sachdev, Cedric Haas, Danielle C. Brooks, Erich Von Kleist, Erin Belocsz, Jack Mason, Julianna Haggard, Kaori Tōdō, Killian Won A., M. Ellie Birdwhistle, Minna I. Böhler, S. Jacob Nguyen, Said J. Abdala, Shaynie G. Crow, Susanna D. Costa

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 67 el Lun Ago 08, 2016 5:58 pm.
Últimos temas
» REGISTRO DE GRUPO Y RANGO
Hoy a las 10:39 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE PB
Hoy a las 10:35 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE APELLIDO
Hoy a las 10:22 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE NOMBRE
Hoy a las 10:20 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE PUNTOS
Hoy a las 8:16 am por Ira Dressler

» ¡Únete al equipo del BLACK TAP!
Hoy a las 6:22 am por F. Killian Graham

» I don't have a problem || {0/1}
Hoy a las 1:43 am por Viggo L. Grønkjær

» Petición de Rol
Ayer a las 11:41 pm por Hiroshi Niou

» Black Jack
Ayer a las 10:53 pm por Invisible Friend

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:11 pm por Viviane Humphrey

Nuestros afiliados
ΞHermanosΞ

ΞSourcesΞ
ΞEliteΞ
Salón de la fama
Nació en la ciudad de New York, con descendencia inglesa por parte de ambos padres quienes se dedicaban al narcotrafico. Sus padres se vieron obligados a dejar Londres gracias a que sus cabezas tenían precio; ambos pensaron que en New York estarían a salvo , consiguieron nuevas y viejas amistades, se hicieron un lugar entre las mafias de la ciudad, hasta que un día, nueve años después sus enemigos finalmente los encontraron. Irrumpieron en la residencia de los Ripper y armaron un baño de sangre del que nadie salio vivo, nadie a excepción de Derek quien se mantuvo escondido mientras la ayuda llegaba. Antes de que se armara todo el escándalo por el baño de sangre, los hombres de un viejo amigo de los Ripper llegaron al lugar, rescataron a Derek y lo llevaron a Corvinus, un viejo mafioso retirado que a partir de ese momento se hizo cargo de Derek. Lo educo con métodos poco usuales, educación solo en casa, torturas, castigos, golpes que fueron llenando poco a poco el cuerpo de Derek con todas las cicatrices que tiene hoy en día bajo los tatuajes de su piel. Siempre vio a Corvinus como su segundo padre, pensando en que todo lo que le hacía era por su bien, nunca tomo rencor contra él. En el tiempo de su estadía con Corvinus conoció a Dimitri, él que se convertiría en su mejor amigo casi hermano y con quien años después, a la edad de 19 años se marcharía para probar fortuna por su propia cuenta, sin la ayuda de Corvinus. Fueron años los que le costaron para escalar escalón por escalón para llegar a la cima. Hizo cosas inhumanas para lograr sus objetivos, paso por encima de quien hiciera falta para conseguirse el respeto de sus enemigos y de todo aquel que siquiera escuchara su nombre y 5 años más tarde se convirtió en uno de los narcotraficantes más conocidos en New York y más buscados por la policía.
Líder Mafioso
Derek W. Ripper
Nació en California gracias a un accidente de una noche, motivo por el cual en su infancia se vio reflejado el poco apego por parte de sus padres, sobretodo por el lado de su progenitor. En la misma época, se vio desplazado por la presencia de su hermano menor que pareció ser la solución a todos los problemas que la familia presentaba. De tal manera, se crió casi por su cuenta de forma inestable, llegando a crear conceptos bastante errados y desconcertantes acerca de la vida misma. A los dieciocho años, abandonó su hogar para entregarse a las calles, donde se dedicó a vender droga para costearse la carrera de arquitectura en la universidad. A pesar de haberse graduado, nunca llegó a ejercer, pues durante el trayecto descubrió la gran pasión que sentía por la mezcla y las bebidas. Empezó específicamente a los veintitrés como conserje en un bar de mala muerte, lugar en el que se dedicó a observar la manera en la que los que atendían la barra se desplazaban para luego copiar sus movimientos en sus horas libres. Fue avanzando así hasta adquirir experiencia en el asunto y acabar recorriendo medio país con el único fin de ganar reconocimiento, acabando por ser el favorito de uno o más empresarios exitosos. A la edad de treinta y cinco, decidió establecerse en New York donde su carrera alcanzó el apogeo al ser ascendido a gerente del bar en el que trabajaba, obteniendo así la preferencia de las grandes estrellas de la ciudad y además, al ganar el World Class que lo coronó como el mejor barman del mundo.
Bartender World Class
Boris Dixon
Ivy Rose nació la noche caótica del fin de milenio en un hospital del Bronx, en una sala llena de gente, junto a una anciana que moría y de la cual, por un error, tomó su nombre. Nació adicta y su madre la abandonó ahí mismo. A los seis meses salió de rehabilitación por heroína solamente para ser encerrada de nuevo en uno de los tantos MAC de la ciudad de New York. A los ocho años forma parte de un programa de integración al arte, decantándose por el ballet, mismo que practica hasta ahora y para el cual tiene bastante habilidad. A los doce es adoptada por una pareja de artistas de éxito que la hacen conocer el mundo exterior, lo caótico y hermoso que puede ser, lo brutal también pues, después de adaptarse y amarlos, se lo arrebatan todo de golpe. Su madre adoptiva se suicida dos años después y su marido la sigue un año después. Ahí comienza la caída libre para Ivy quien a los quince era alcohólica y comenzaba con otro tipo de drogas; convencida de que su paso por el mundo sería breve, Ivy Rose comenzó a dar pasos gigantescos, comienza a querer vivir y experimentar de todo hasta que se da cuenta que no puede, porque algo dentro de ella se apagó cuando se dio la primera línea de coca y llegó a un hogar vacío. Es en ese mismo año que conoce a su mejor amigo con el que tendrá una experiencia demasiado grave la cual la hace reconsiderar un poco su vida, anesteciada de emociones, entra en rehabilitación, se llena de trabajos, retoma la escuela y conoce a Felicia. De marzo a mayo trabaja como Bella Durmiente, un servicio de chicas para hombres acaudalados en donde conoce a Nando Morelli, el hombre que le torcería la vida de nuevo al iniciar una relación por demás ílicita. Recae en las drogas y desciende más hacia el abismo hasta tomar una escala, un coma a causa de una sobredosis. Nando desaparece de su vida y ella sigue cayendo. Son los Peyton quienes colocan una red de contención y la detienen adoptándola al conocer su historia, es con ellos con quienes conoce lo que es tener una familia y una vida digna. Morelli reaparece en su vida, limpio y amándola y es él la parte más rota de su vida por la cual entra más luz a su interior. Después de caer por fin en el abismo y darse cuenta que lo que había ahí abajo era ella misma en su total realidad, Ivy Rose decidió comenzar a subir, paso a paso, tomando la mano de los que la rodean y quieren verla bien, de los que la apoyan. Una oportunidad única en la vida llega gracias a alguien que ella desconoce y su rumbo toma otra dirección, lejos de la ciudad, tomando un lugar por el cual, siempre en su vida, tendrá que luchar con uñas y dientes por mantener. Ha fijado residencia en Covent Garden, Londres, viajando a New York cuando puede, aunque no sean muchas ocasiones porque tiene demasiadas cosas que hacer, Academia, colegio, pareja, mantener la popularidad que gracias a su personalidad y escándalos (su relación ilícita, aunque legal en Londres, ahora es pública) ha obtenido… Intentando salvarse de ella misma cada día, pero intentando sobrellevarlo todo con una enorme sonrisa y con el orgullo y la arrogancia que la caracteriza.
High School Queen
Ivy Rose Hathaway
Nacido en Queens, Nueva York de madre inmigrante. Lo poco que Lucas ha conocido de su verdadera madre es que era mexicana y que murió al darle a luz, muchos rumores sobre su madre biológica le han confirmado que probablemente su padre era un mafioso muy influyente, sin embargo esos rumores nunca fueron confirmados y después de todo eso fueron. Adoptado por una pareja que jamás tuvo la dicha de formar su propia familia, sin embargo al ver al pequeño bebé de inmediato comenzaron los trámites para adoptarlo y terminaron por ponerle Lucas Earle. Su padre un policía de Queens le enseñó cada una de las cosas que hoy en día aplica. Cuando aplicó a la academia, pronto destacó entre sus demás compañeros, sus jefes pronto notaron que aquel joven tenía una vocación que una profesión de ser policía, lo recomendaron para que fuera a la Interpol en Londres donde pasó un tiempo y de inmediato fue asignado a Nueva York como policía encubierto, pronto conoció a la que se convertiría en una de sus mejores amigas y madre de sus hijos. El tiempo con la Interpol término cuando la CIA comenzó a ofrecerle un puesto como agente, pero Lucas decidió rechazarlo. No fue que hace dos meses que estuvo como agente de la CIA y después de terminar un caso enorme de trata de personas con toda su red, sufrió un accidente que dañó parte de su cerebro, actualmente rige como Jefe de Fuerzas Tácticas, puesto que sus amigos y compañeros no dudaron en recomendarlo por su enorme esfuerzo y porque realmente es un policía de campo con ese toque de saber cómo piensa una mente criminal.
Jefe de Fuerzas Tácticas de la CIA
Lucas Earle
Nació una tarde de Agosto en Seattle. Hija del dueño de una fábrica de vidrios y una abogada fue la adoración. Segunda y última hija del complicado matrimonio Peyton, fue la bebe que se suponía salvaría el matrimonio pero no pudo ser, las disputas ganaron la batalla a la familia y terminaron divorciándose cuando Isabella no cumplía un año de nacida. Ambas niñas se fueron con su madre quien dejo su crianza en mano de sus abuelos por lo que ambas fueron enseñadas con los mismos principios con los que sus abuelos criaron a sus hijos. Isabella siempre hablaba y pedía tener acercamientos con su padre quien las visitaba pocas veces en Seattle, aun así en ella nació una afición por el vidrio que pronto le terminaría haciendo descubrir el arte en él. A medida que fueron creciendo Lucy se alejaba más de Isabella quien siempre quedaba detrás gracias a su edad, para cuando Lucy cumplió dieciocho años ya no estaba presente en la vida de su hermana menor quien con trece años quedo a la merced de los juegos de sus primos menores. A pesar de que el malestar por la actitud de Lucy la afligía su adolescencia no estuvo llena de únicamente momentos tristes, sus primos le enseñaron a adorar aquellas costumbres de la ciudad que finalmente despertaron su interés, los próximos años los paso entre juegos de fútbol americano, reuniones con sus amigos de escuela y el estudio del vidrio y los grandes murales que llenaban de colores las iglesias y daban al sol una bienvenida feliz todo los días. Su padre comenzó a mostrar más interés por acercarse cuando Isabella tenía 15 años, la joven no puso contras al interés de su padre, ella quería estar presente en la fabricación del vidrio desde cerca, quería convertirse en una artista que pudiese moldear figuras fantásticas y brillantes, por ese motivo acepto que su padre la llevara de paseo a Nueva York de vez en cuando donde paso muchas horas en su fábrica, aprendió a calentar vidrio y darle formas, a tallarlo y pintarlo, su padre dio riendas sueltas y fueron los años más maravillosos de su vida. Entre aviones y viajes llego a la universidad de Boston donde estudio Artes modernas. Con 23 años tenía una carrera prometedora, por lo que se mudó a Nueva York donde con ayuda de su padre comenzaría a dibujar el nuevo destino como artista dejando a un lado cualquier sentimiento que le hiciera sentir culpable de nuevo. En La ciudad del pecado conoció a su mejor amigo quien más adelante se convertiría en el padre de sus dos hijas. Después de haber tenido en mente una colección formada por cuadros cuya pintura se vería mezclada con pedazos de vidrios de colores, se atrevió a realizarla y enviarla a Italia para que fuese publicada en una galería en crecimiento que celebró una gala para críticos exigentes. Sus cuadros fueron un éxito total. Uno de ellos se comenzó a exhibir en una famosa galería donde solo los grandes artistas exponen sus obras. Después de ese día Isabella fue reconocida por periódicos locales Como una gran artista en el arte del vidrio y se hizo famosa a nivel mundial. Sus cuadros ahora son valorados por grandes cantidades de dinero y tiene muchos pedidos de clientes exigentes y conocedores.
Artista Vidriera
Isabella Peyton
Un 18 de Octubre de 1990 nacería una rubia dispuesta a comerse el mundo. Elisabeth Angelica Maier se trataba de la hija de Michael Maier y Arabella Leisser. Ambos que se conocieron en Harvard, su padre dejó el mundo militar para acabar derecho allí mientras que su madre, proveniente además de Ámsterdam, intentaba sacar adelante la carrera de empresariales pagándose los estudios trabajando como camarera en el propio recinto universitario. Hay personas que no creen en el amo a primera vista, pero lo que ellos tuvieron fue prácticamente un flechazo. A los 25 se casarían y enseguida tendrían a su encantadora hija. Elisabeth era especial, su abuelo paterno lo sabía ya que tenía un magnetismo completamente distinto al de sus demás nietos. Criada en el propio territorio paterno, no era raro que la muchacha empezase a alimentarse del ambiente jurídico, a fin de cuentas los Maier eran famosos por eso. A medida que los años pasaban ella seguía interesándose por ese mundo, y además intentaba paliar cualquier grado de controversia experimentado en su círculo familiar. Sus padres no dejaban de pelearse, vivía un puro drama aquella rubia aniñada. A los 10, se divorciarían. Entre la poca comunicación que existía entre sus padres, y que a ella le mandaban de un lugar a otro para tenerla lejos de ese conflicto... Ella acababa hartándose. A Elisabeth le gustaba estar con sus primos y sus abuelos, pero evitaba en cualquier situación encontrarse con los otros dos. Los años no tardaron en pasar y a pesar de que en su vida emocional hubiese pasado un bache como el de Jakob Hoffman, sintió la necesidad de cortar raíces e ir a la misma Universidad que la de toda la familia Maier, a estudiar lo que le gustaba; El Derecho. Tenía pensado acabar aquella carrera y una vez así entrar en el bufete de su abuelo, no tardó demasiado en acabar y así hacerlo. Empezó a hacerse un nombre en el propio bufete, subiendo escalafón y a raíz de pelearse con unos y con otros llegó a dónde quería. Deseaba poder ser una digna sucesora de su abuelo y así hacerse con la empresa. Tenía todo en mente, pero por su vida se cruzaron un par de ''obstáculos'' que no podía dejar de lado. Se casó con el que creía ser el hombre de su vida, creyó estar embarazada de él y justo después de descubrir todas las mentiras que le había estado diciendo, se divorció y se encontró con que no era el padre de sus actuales retoñas. Al parecer este bombo sorpresa vino de regalo por un encuentro que tuvo con el que ha considerado -y sigue considerando- su mejor amigo, y actual pareja, Boris Dixon. Su vida sentimental parecía mejorar, y hasta la de sus padres que volvían a las andadas con encuentros sexuales muy de la época de los setenta. Pero su vida no se vio completa hasta que por fin, el mismo día de sus veintiséis cumpleaños su abuelo y su padre le regalasen la meta que siempre había ansiado; Ser la dueña del bufete. Madre de gemelas, dueña de cuatro perros, novia de lo más encantadora y ahora, jefa de su propio mundo. ¿Se podría pedir algo más?.
New York's Drama Queen
Elisabeth A. Maier
Normas básicas
Ξ Mínimo 10 líneas completas.

Ξ El +18 está permitido on-rol, se debe indicar en el post.

Ξ Recuerda que saludar a los demás en la CB es parte de una convivencia más agradable y llevadera.

Ξ Avatar: 220x400 / Firma: 500x250

Ξ La multicuenta está permitida, pero si el primer PJ es femenino, el segundo debe ser masculino, sin excepciones; lee el reglamento completo para mayor información.

Ξ Antes de realizar registros hay que tener aceptada la ficha.

Ξ Para tener color hay que tener la ficha aceptada, todos los registros hechos y el MP de la cuenta New York respondido.
Awards
Mejor Chica
Édith K. Wellesley
Mejor Chico
Nathael Haggard
Mejor Roler
Evangeline Cárthaigh
Mejor Recién llegado
Eleanor K. Cárthaigh
Mejor Grupo
Stardom
Twitter
Otoño
Censo
Kids
1
Teens
13
University
20
Workers
48
B. Owners
21
Stardom
26
Artists
21

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Miér Feb 17, 2016 3:53 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Sienna llevaba dos días encerrada. Había intentado deshacer el acuerdo con John de mil maneras, pero el no estaba de acuerdo. Al parecer, le debía agradecer que mi fama hubiera aumentado. Maldito egocéntrico, no solo me había besado a la fuerza en la primera reunión, sino que además para que no lo dejará él había provocado un beso en la boca en público. Le había prometido a Gray que lo dejaría y despues de aquella escena tan tierna con el en la bañera... se había dedicado a bañarla y mimarla. Luego la había tenido simplemente abrazada en la cama, besándose. Finalmente la había llevado a casa y se habían despedido como dos enamorados.

Pero como siempre, el sueño había durado poco y John se había encargado de bajarla al suelo rápidamente. ¿Por que? La entorpecía. Y cuando la besó en público directamente se encerró en su piso. Estaba agotada de que su vida diera tumbos, y todo era su culpa, no hacía más que tomar malas decisiones constantemente. Era culpa suya, definitivamente. No hacía más que meterse en fregados y se sentía violentada en lo mas profundo de su alma, como si la hubieran violado.

Pero sobretodo se sentía culpable. Así andaba, en pantalones de pijama y y camiseta de tirantes, su pelo que ya había crecido un montón (hasta mitad de espalda) con Mer y Netflix en la tele con su serie preferida cuando sonó el timbre y al abrir vio entrar a un Grayson enfadado y algo más como un torbellino en su piso. Directamente agachó la cabeza y cerró trás él. Lo que pasará se lo había ganado por idiota.
Apartamento




Última edición por Sienna Verona el Mar Feb 23, 2016 8:35 pm, editado 1 vez
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Miér Feb 17, 2016 11:03 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Nueve días.

Nueve días que habían pasado desde la última vez que Sienna y yo nos habíamos besado en mi cama, en mi apartamento, acurrucados, mirándonos como si el mañana no existiera. Entre besos y caricias había prometido que terminaría con el teatro que suponía estar con ese tipo, había aceptado porque ella era completamente mía, lo sabía y así lo quería. Pero hoy mientras cenaba con Jayden en uno de esos restaurantes del centro de la ciudad, las noticias sobre el “beso” tan espectacular que Sienna Verona y su acompañante se dieron estaba dando vueltas por todo el medio del espectáculo. Sé que mi reacción no había sido la adecuada, incluso mi amigo supo de lo que iba esto. Él único a quien abiertamente le había platicado sobre mi relación con la rubia era él.

-Oye, Gray… ¿Tú mismo dijiste…?-
-Lo siento Jay ¿Te importa si te dejo?-
-No, claro que no-

Había tomado un taxi hacia su casa porque Jayden había pasado por mí a la oficina y por tal mi coche se había quedado ahí, no importaba realmente si lo manejaba o no, simplemente mañana a primera hora podría tomar un taxi o el metro. Mientras miraba por la ventana los edificios pasar, apretaba ligeramente los puños, la imagen de Sienna besando a John me revolvía el estomago ¿Dónde estaba su promesa? ¿Por qué no lo había dejado ya? ¿Estaba jugando conmigo? Las preguntas se repetían una y otra vez en mi cabeza, apoyando así la frente contra el frío cristal del vehículo. Baje pagando la corrida y subiendo las escaleras de dos en dos, tenía que calmarme por Dios. Toque el timbre y la puerta un par de veces apoyando una de mis manos  en la pared y restregando mi rostro con la otra. Una Sienna vestida de esa forma en otra ocasión podría hacerme babear, hoy no estaba dispuesto aceptar nada de ella.

-Venía a felicitar tu beso en la pantalla- hable controlando mi voz lo más que pude, pero sé que era imposible verla de otra forma que como una mentirosa, creí estúpidamente que podríamos tener algo después de lo que habíamos compartido –Sigues jugando conmigo ¿No?- apreté los dientes –Me hablas a mí, me necesitas y…- alce los brazos exasperado, realmente tenía ganas de correr por el central park o correr por todo el jodido estado.
E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Miér Feb 17, 2016 11:24 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Sienna se hacía más chiquitita conforme el hablaba. Sabía que la había jodido. Necesitaba a Elijah como a respirar pero John era una piedra pesada en el camino. -Eli ...- susurro, acurrucándose en el sofá, sintiendo el nudo en la garganta que apenas la dejaba hablar y volvía su voz débil. -No sé como explicartelo.- dijo mirando al suelo. Sabía lo que podía pasar.

Las lágrimas brotaron de sus ojos a la par que conseguía mirarlo. -Cuando fuí a hablar con él resulta que tenía un informe. Sobre mi. Mi pasado, mis intimidades .. mi virginidad. Yo sólo quería quitarme a los paparazzi pero parece que su empresa se va a pique y yo soy su .. seguro. Así que me amenazó con filtrarlo a la prensa.- dijo suspirando y apartando la mirada. -Decidió acompañarme a la salida de su empresa y me forzó a besarlo. Yo estaba estática. Ni siquiera le correspondí al beso.- dijo y Mer se acerco a ella. Era una experta en joderlo todo, pero su gata siempre le sería fiel. -Estoy enamorada de ti, hasta un ciego podría verlo Eli .. el me forzó y yo .. no he salido de casa desde entonces.- acaricio a Mer y lo miró. -Siempre intenta forzar la situación y que la prensa se entere de que mi padre era adicto antes de casarse o de que soy virgen pues no es mi mayor deseo.- "forzarme a mi" quiso decir pero al ver el estado de Elijah no lo creyó conveniente. -Sé que me odias y que no me crees pero .. no tengo porque mentirte. A ti no.- suspiro y miró a la pantalla, con las lágrimas brotando por su rostro.

Sin poder mirarlo, continuo en pijama, acurrucada, viendo sin ver la televisión. -Si quieres algo sírvete, sabes donde esta la cocina.- dijo con un suspiro. -Ojala algún día me perdones.- susurro. Su padre diría que se estaba fustigando de más, pero no podía evitarlo. Trás una larga charla con Aggy había descubierto que estaba enamorada hasta las trancas de Elijah, pero John no la quería soltar. ¿Por qué? Era su puñetero trampolín al éxito. Tanto trabajo, tantos discos, tantos premios, para acabar mirando al único hombre que siempre había amado odiándola solo por quitarse a la prensa de encima. Idiota, idiota, idiota.


Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Miér Feb 17, 2016 11:43 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Sienna me confundía de muchas maneras pero desde que entre a su apartamento supe que cualquier palabra que saliera de su boca solo sería una cuchillada a mis sentimientos, no le creía nada y sus lágrimas me parecían un teatro bien armado. Apreté los puños con tanta fuerza que noté los nudillos blancos, moví mi cuello de un lado a otro porque estaba tensando los músculos y comenzaban ligeramente a molestarme, no me acerque a ella porque la idea de hacerlo me provocaba cosas que no deseaba sentir, no de nuevo. Trague saliva un par de veces y la mire, recargándome en la pared.

-Sabes, esas son solos unas malditas excusas- no quise decirlo de esa manera, pero ya estaba dicho. Mis palabras estaban impregnadas de odio, tantas ganas tenía de ponerla en pie y decirle que solo eran pretextos, todo podía solucionarse –Mejor hubieras jugado bien tú papel Sienna- cruce mis brazos sobre el pecho, mirándola como si no me importara nada de lo que sentía –Sí querías volver a burlarte de mí, bien lo has hecho- solté una mueca y mire hacia el techo del lugar, tenía ganas de salir de aquí porque el simple aire de su apartamento comenzaba asfixiarme, yo estaba a punto de hacer lo que nunca hubiera querido hacer –De verdad que te felicito- musité pero lo dije más para mí que para ella, sintiéndome complemente un idiota por creer por una milésima de segundo que ella no estaba jugando conmigo que realmente podíamos seguir con lo que estábamos.

Sé que tal vez no era justo, pero la vida nunca lo había sido. Esta vez ya no iba hacer nada con ella, me alejaría y me concentraría en otra cantante, tal vez haber conocido a Annie era parte de mi destino. Tenía que dejar a Sienna atrás, colocarle a alguien con quien pudiera llevarse mejor porque yo ya no estaba dispuesto a estar cerca de ella.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Jue Feb 18, 2016 12:04 am
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Algo se rompió dentro de ella al escucharlo, pero mientras se secaba las lágrimas el orgullo la hizo levantarse del sofá y obligarlo a mirarla a los ojos. Así le sacaba una cabeza y media pero le daba igual, iba a mirar sus ojos acuosos e iba a ver la verdad. O no, pero ella lo intentaría.

-Muy bien, vamos a basarnos en tu objetividad. Según tu te la he jugado. ¿Que ganó con esto Elijah? Dimelo porque yo solo veo que te pierdo a ti y no puedo soportarlo.- dijo contundente. No le daba miedo expresar sus sentimientos, ya no. No lo odiaba, que narices, estaba loca por él. -John intentó forzarme varias veces, conseguí zafarme, Luego sacó el maldito informe con todas las miserias de los Verona. Luego me acorraló en la calle y me besó. ¿Crees que correspondí como te beso a ti? Dime, por lo visto has visto las malditas imágenes. Dime si me reconoces en esas imágenes o solo ves a una chica intentando zafarse de algo que no desea. Salgo en todos los programas de chismorreos como "el témpano Verona" Tu sabes como beso, como me entrego. Esa era una chica forzada, no era yo, joder.- se quedó mirándolo, con gesto triste. Su corazón se partía de ver la cara de Elijah.

Acarició su rostro. -Sé que no me crees, que estas enfadado, que crees que juego contigo, que nuestra historia es un maldito caos y que probablemente lo más generoso que pudiera hacer sería dejarte ir. Pero te amo y no quiero que te vayas. Y si realmente crees que miento, pues, de verdad, sé feliz. Busca a alguien que te ame. Pero recuerda siempre que jamás te he mentido Elijah. Jamás he jugado contigo. Y quizá cuando dejes de odiarme .. te des cuenta de lo que esto duele. Soy una idiota y no estoy orgullosa de mi misma, daría la vida por volver el tiempo atrás y no haberte dejado escapar la primera vez.- se mordió el labio y lo miró con ojos llorosos. -Si a pesar de mis explicaciones ya has dictado sentencia me gustaría que te fueras de mi apartamento. Si no, me encantaría que te quedaras.- dijo en un susurro. Estaba clavada en su mirada. Lo miraba con esa mezcla de emociones que sólo él le provocaba. Puñetero amor imposible. Maldito John. Vaya mierda todo.


Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Jue Feb 18, 2016 4:05 am

Sienna Verona. ■ Piso de Sienna, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Joder, cuando ella se levantó para venir hacia mí deje de pensar en nada más que en ella, en sus labios y en esos ojos azules con los que he soñado muchas veces, su cercanía comenzaba a debilitarme de maneras que no estaba seguro que tenía y cuando me tocó todo en mi mente se quedo en silencio. Como si fuera un disco duro que se ha reiniciado por la sobrecarga de datos, mirándola supe que ella no mentía, jamás lo había hecho. Pero me sentí tan impotente porque no sabía qué hacer, confesarme que me amaba había sido como si de me hubiera echado una cubeta de agua fría a la espalda.

-Te dije en mi casa que eras mía Sienna, no lo quiero cerca de ti- mi mirada se centro en ella y le tome del rostro para besarla porque no quería que recordara aquel beso forzado, quería que llevare mi sabor en su boca, mi aroma en su piel para que John supiera que esta mujer era completa y absolutamente mía, aunque en el fondo estuviera tan confundido como un niño perdido. Deje de besarla para limpiar con ambos pulgares sus mejillas, ella de alguna manera me volvía tan loco e irracional que deseaba salir a buscarlo y partirle la cara –Investigaré lo que sea sobre él- musité contra sus labios y separándome un poco de ella para mirarla –Nadie es tan limpio y sé que él no lo está- tenerla tan cerca de mí me calmaba de muchas maneras –Estaba comiendo con un amigo y me he llevado la sorpresa porque en todas las noticias aparecía la puñetera foto- mi pobre amigo se había quedado a cenar solo porque había sido un celoso de mierda, sin meditar las cosas porque creí de alguna manera que ella jugaba conmigo -¿Así que me amas?- pregunte con una ligera sonrisa y la tome de la cintura para que rodeara mis caderas, nos dirigí al sofá donde un gato me miro receloso y le devolví el gesto, a mi esos animales no me gustaban del todo, me senté con ella y la acune, enterrando mi rostro en su cuello –Carajo Sienna, no sé qué me pasa contigo- me sinceré porque realmente estaba confundido.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Vie Feb 19, 2016 7:29 am
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Toda la tensión acumulada se desvaneció al escuchar ese "eres mia" esa frase que hacía que una sonrisa se dibujara en el rostro de la rubia. Miró al joven y asintió. -Tuya.- susurró para después saborear aquel beso que le decía todo lo que Elijah no quería contarle. Suave, dulce, borraba todos sus medios y abrazó a Eli, acariciando su cabello, pegando su cuerpo al de él. Era el único que le hacía desear más, necesitar más. Sólo él. Era increíble y aún así ella sabía que iba a perder la vida peleándose con él. Pero prefería eso a no tener nada con él, a no tenerlo en su vida.

Cuando limpió sus mejillas ella se dejo hacer. -Dejame intentar solucionar a mi lo de John. No es por mi, es por la memoria de mis padres. No quiero que la enturbie. Por favor.- susurró, pidiéndole de forma velada que la dejará a ella salir de ese embrollo. Se dejo llevar hasta el sofá y vio mirar a Mer con recelo. -Chiss, no me hagas elegir entre mi gata o tú.- bromeó para después besarlo con dulzura. Su corazón latía tan fuerte que parecía que se le iba a salir del pecho. -Perdóname. Debí avisarte pero .. me saturé, y pensé que te había perdido para siempre.- dijo perdiéndose en su aroma, sintiéndose en casa. -Si yo soy tuya .. ¿tu eres mio?.- susurró contra sus labios antes de besarlo, primero dulce y después con mas intensidad, necesitandolo. La volvía loca como la tocaba, como la cuidaba. Nadie deja a un amigo colgado si no siente nada, eso seguro. Pero no lo sentía por el amigo. -Tras el entierro de mi padre, estaba en el banco que tu padre tiene en el porche, ese tan bonito, observando el jardín. Vuestro padre os pidió que me dejarais sola, pero tu aún así viniste y me abrazaste, sin hablar. Estuvimos horas así. Ese día me di cuenta de que estaba enamorada de ti.- le dijo, acariciando su rostro, el cual llenaba de besos dulces y serenos. -Así que si, te amo. Eres MI idiota. Solo mio.- susurró sonriendo y simplemente se acurrucó en sus brazos respirando en paz al fin.

Estaba entre sus brazos, tan en paz, haciendo dibujos en su pecho, aspirando su aroma cuando escuchó su última expresión. -Quizá te estés enamorando de mi. Al menos eso espero que sea lo que te pase.- dijo con seriedad y alzó la mirada, seria, enfrentándose a la suya. -Soy tuya, lo sabes. ¿Que sientes por mi? Dímelo. Necesito saberlo.- no podría soportar perderlo, no, así que lo besó profundamente, hasta que sus labios acariciaron los de él durante todo el rato, saboreandolo, disfrutándolo, diciendole sin palabras lo que sentía. -Dios, te amo tanto Eli. No me dejes nunca.- dijo, metiendo las manos debajo de su ropa para acariciar su torso, con esa inocencia de la chica que le canta al desamor y que estaba sintiendo el amor desde los 18, desde la inocencia de esa chica que no podía haberse acostado con nadie porque sólo era de él. De esa chica a la cuál tachaban de loca y de coleccionar novios cuando su corazón solo pertenecía a una persona.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Vie Feb 19, 2016 6:00 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Tenerla contra mi pecho era una sensación absoluta de pertenencia, como sí mis brazos hubieran sido creados solo para abrazarla, mi cuerpo le pertenecía de una manera que estaba debatiéndome internamente, nadie había sido capaz de hacerme sentir lo que Sienna me hacía sentir, había nacido para esperarla a ella, de eso no cabía duda y aunque me molestaba en lo más profundo del orgullo que mi chica peleara con un imbécil, la dejaría porque estaba tomando un voto de confianza y porque debía hacerlo por el bien de ambos, pero de que tenía deseos de hundir a este tipo las tenía.

-¿De verdad duermes con ese pulgoso?- seguí la broma porque aquel gato me miraba con recelo, como si de un momento a otro fuera a saltarme para morderme, nunca me habían gustado los animales pequeños, pero podría soportarlo por ella si en un futuro pensábamos estar en un solo lugar, estaba realmente adelantándome a todo ese hecho porque solo sabía que quería estar aquí con ella –Puede que sea tuyo- arquee ambas cejas cuando me miró y acaricie su espalda, correspondiendo después su beso apasionado, el toque de sus manos sobre mi piel hacían estragos a mis pensamientos y le tomé del rostro para besarla como siempre había deseado, hundiendo mi lengua en su boca para saborearla, estremeciéndonos a ambos por las reacciones de nuestros propios cuerpos al estar tan juntos –Sé que desde que te vi por primera vez nunca nadie me ha hecho sentir algo así- pegue mi frente a la de ella, si había que sincerarse lo haría porque era lo que necesitábamos –Quería ocultar que me gustabas y aquel beso en la piscina solo confirmo lo que ya sabía- cerré mis ojos y besé su nariz con suavidad –Que te quería para mí y no quería dejar que nadie te tocara o te besara- abrí mis ojos para mirarla –Y que hemos perdido tanto tiempo en pelearnos- la mire con una sonrisa ligera –Pero siempre he cuidado de ti Sienna, siempre aunque no lo pareciera- acaricie su labio con mi pulgar porque sentía mucho más pero me asustaba todo esto, que de pronto pudiéramos gritarlo a los cuatro vientos. Era una ironía, un día nos odiábamos y al otro estábamos besándonos, tocándonos y confesándonos.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Dom Feb 21, 2016 3:25 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
El aroma de Grayson, sus besos, sus caricias, todo en él la hacía sentir que él es su hogar. Si, las dudas se disipaban con su aroma tan tentador que provocaba que la inexperta Sienna mordiera su cuello, para luego reirse contra el mismo al escuchar lo del "pulgoso" -Un respeto. Se llama Mer. Es una gata adorable y si, duermo con ella y contigo. Sois con los dos únicos pulgosos que duermo.- Bromeó y le mordió el labio para luego volver a besarlo. Se estaba volviendo adicta a Elijah, tanto que le daba igual que no le dejará claro si era correspondida al 100%.  Su camiseta de tirantes dejaba su escote bastante a la vista, debido a su delgadez era pegada a su cuerpo, en cambio sus pantalones eran anchos. Se mordió el labio mientras lo escuchaba, ladeando levemente la cabeza. -No me gusta ese puede. No quiero compartirte.- reclamó posesiva, sin dejar de besarlo, ese hombre era realmente adictivo para ella.

Una sonrisa se fue dibujando en su rostro conforme fue escuchando las palabras de Elijah, tan sinceras, tan dulces. -Es divertido pelear contigo.- apostilló mientras acariciaba su rostro con un dedo, como dibujándolo. Adoraba cada rasgo de ese hombre. -Así que solo tuya. Entonces te viene de lujo que sea virgen. Asi cuando me hagas el amor seré solo tuya en todos los sentidos.- bromeó y lo beso con una dulzura y una ternura que se podía palpar en la ambiente. -Quiero que nos vean juntos. Asi desacreditamos a John, total, ya soy la loca que deja a los novios tirados según la prensa.- dijo riendose y se abrazo con fuerza, contra él. -Quedaté conmigo. Hoy. Siempre. Duerme conmigo. Haz lo que quieras conmigo. Pero no te vayas nunca. No me dejes.- susurro contra su cuello dándole besitos por el cuello, acariciando su espalda. Realmente se sentía en casa entre sus brazos.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Dom Feb 21, 2016 7:45 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Me gustaba tenerla aquí, encajando a la perfección entre mis brazos. Sonriendo mientras bromeaba conmigo, era una chica preciosa que me había vuelto loco desde la primera vez que mi padre la había llevado a casa, que decir de Nicole que en cuanto se tomaron de las manos fueron las mejores amigas de inmediato. Y sentía algo fuerte por ella, no solo por aquella noche en la que nos habíamos besado sino ahora que estaba aquí conmigo, era un sentimiento arraigado en mi pecho.

-Ja, me baño todos los días, no tendrás queja alguna sobre tener pulgas- mire de reojo al peludo gato que me miraba a su vez, quise espantarla para que bajara del sillón pero sé que Sienna vería aquello como una pelea de adoraciones, yo no quería competir con un peludo animal porque estaba seguro que perdería –Vale, que me gustas mucho y te quiero aunque a veces no lo pareciera- bromee, guiñándole un ojo a modo de diversión y tomando su rostro para darle un pequeño beso en los labios –Me vuelves loco Sienna- y no mentía al respecto, nuestras peleas, su forma de picarme siempre y la forma en la que yo la trataba era cosas que jamás hubiera imaginado entre los dos, debí haberla querido como una hermana más y no como la chica a la que deseaba en todos los aspectos –Sabes, que virgen o no, si me quieres solo a mí lo demás no importa- acaricie su cuello con mi pulgar y tire con suavidad de ella para volverla a besar, me separe con una pequeña sonrisa -¿Quién eres tú y donde está Sienna?- aduje con el ceño ligeramente fruncido, pero bromeando con ella porque detrás de la puerta nuestro mundo era solo ella y yo, los demás no importaban y podían irse a besarle el culo a quien quisiera, pero también quería gritarlo a los cuatro vientos –Tengamos una cita entonces, tú y yo- sonreí y le di un beso en la nariz -no lo sé, mañana o pasado, cuando quieras- enterré mi nariz en su cuello para darle un beso y luego a su mejilla.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Dom Feb 21, 2016 8:07 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Le rasque la cabeza bromeando, con una sonrisa divertida. -¿Seguro?- bromeó acerca de las pulgas y vio como miraba a Mer, a la cual con un gesto la mando a su camita, por fin tenian todo el sofá para ellos y tumbó a Elijah para tumbarse completamente encima de él, mientras lo acariciaba constantemente. Después de la tensión de los últimos días se sentía relajada. Le estaba demostrando que sentía por ella, quizá no con palabras, pero con hechos. Y se sentía tan confortada en ese momento que se permitió la licencia de bromear.

-Asi que me quieres ¿eh?-Bromeó riendo divertida y mordió su labio, para después besarlo intensamente. -Claro que te quiero sólo a ti, y quiero que seas tú.-dijo dibujando su rostro para después besarlo de nuevo. Cada beso subía de intensidad, la pasión se acumulaba entre ellos mientras ella encima de él lo besaba como si no hubiera un mañana. Grayson era el único hombre que la ponía así, que aceleraba su cuerpo, sus sentidos. Soltó una risa ante su comentario y llevó las manos de él a su culo. -Estoy aquí, y soy la misma capulla de siempre. Sólo que te encanta esta capulla.- dijo riendo contra sus labios.


-¿Una cita?¿De novios?- pregunto arqueando una ceja. -¿Tú sabes lo que es una cita, acaso?.- dijo riéndose y mordió su nariz divertida. -Tengamos una cita. Quiero flores. Y que me hagas el amor cuando acabe la cita. O esta misma noche.- dijo restregando su cuerpo contra él de manera instintiva. Comenzó a besarlo apasionadamente, mientras su cuerpos en el sofá se juntaban y rozaban casi en perfecta sincronía, como si estuvieran hechos el uno para el otro. Era demasiado increíble y a la vez bello lo que estaba pasando entre ellos.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Lun Feb 22, 2016 12:04 am

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Hubiera puesto una sonrisa socarrona hacia el pobre peludo cuando ella lo mando a dormir, así que la rubia me quería a mi por sobre el pobre gato o gata, la cuestión era que me alegraba un poco que me diera un poco de espacio a mí y no a su mascota, tampoco era como si importara mucho. Sin duda la rubia me volvía loco, era una mujer con todas las letras de las palabras y realmente quería que hacerla completa y absolutamente mía, pero a pesar de las cosas yo quería que funcionaran despacio y sin prisas, no quería que el día de mañana se diera cuenta que no era conmigo con quien quería estar.

-Sie- correspondí a sus besos, incluso a colocar mis manos sobre su culo y presionarlo con suavidad mientras ella se restregaba contra mí, haciendo que la poca cordura que tenía se fuera a la mierda, mordí su labio inferior y subí mis manos hacia su espalda, introduciéndolas por debajo de aquella camisa de tirantez y gemí contra su boca, lo dicho. Me volvía loco y a la vez incapaz de pensar algo coherente cuando me mordía así, me tocaba de esa forma –Creo que quiero la cita con hacerte el amor después- bromee con la poca cordura que tenía, aun con mis manos tocando la piel de su espalda y sonriendo como un niño cuando vi su mirada y sí, tal vez un puchero por parte de la cantante famosa Sienna Verona  -Vamos princesa, no pongas esa cara- lleve una de mis manos hacia su nariz para darle un toquecito –Todo a su tiempo Sie, no apresuremos esto- la quería completamente loca por mí, yo quería estar completamente loco por ella.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Lun Feb 22, 2016 3:41 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
La sangre dejo de arderle para volverse gélida. Su rostro se tornó serio y las dudas vinieron a su mente. Para uno que deseaba, que realmente amaba, lo iba a perder y se iba a cansar de ella. Suspiró y lo miró. -¿No tienes frio? Voy a hacerme un chocolate caliente.- murmuro tras su toque en la nariz. Se levantó y se puso su chaqueta beisbolera que tenía más años que el sol. Se acercó a la isleta de la cocina y se negó a mirar hacía el sofá.

Todas las dudas acudieron a su mente, recordando como la acusaban de frígida sólo porque ellos no eran Elijah. Intentando aparentar normalidad comenzó a hablar, mientras sentía que se hacía pequeña con cada recuerdo de fracaso. -Dijiste que no habías cenado. Tengo .. ensalada cesar y unos ravioli al pesto, si te apetecen te los puedo calentar. Me salieron muy ricos. La pasta es casera.- dijo, con voz inerte mientras preparaba su chocolate caliente. -La cita el día que a ti te venga mejor. Aún no he terminado las nuevas canciones para presentartelas, estoy descansando la mente o me explotará la cabeza- Su mente seguía en todos sus fracasos amorosos. Elijah era el único al que amaba y el miedo a perderlo la helaba por dentro de tal magnitud que la asustaba.

Mezclo el helado de chocolate con leche y tras un suspiro se paró en la encimera. -¿Hay algo malo en mi? Yo .. he tenido que soportar insultos por esperarte. Por estar enamorada de ti. Por que nadie encendía mis sentidos como tú y .. quieres esperar. No sé ¿No soy sexy? Quizá no beso bien o .. dime que hago mal e intentaré .. mejorar.- susurró entristecida y metió el chocolate en el micro-ondas, para calentarlo. Se apoyó en la encimera y agachó la cabeza, en un intentó de apartar todo eso de su mente. Ella no era más que una niña y él un hombre hecho y derecho. Claro que no era suficiente. Seguramente la vería una cría.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Mar Feb 23, 2016 8:06 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Me hubiera puesto a refunfuñar cuando ella se puso en ese estado, rodé los ojos y mire hacia el techo del lugar, conteniéndome a penas de tomar a Sienna y darle las nalgadas que se merecía por ser tan niña e infantil ¿Quería que me la follara en medio sofá? Solté el aire, conteniendo un par de veces la respiración y conté mentalmente hasta cincuenta o cien, ya ni siquiera sabía porque la miraba de reojo haciéndose el dicho chocolate caliente, ni siquiera tenía hambre de comida como para que me ofreciera algo. Me senté y coloqué mis codos sobre las rodillas, hundiendo las manos en mi espeso cabello, quería rasurarme la barba pero a Sienna le gustaba y vamos que me daba un porte más varonil según mi madre, creo que me la quitaría algún día.

-Ven aquí Sienna- dije con suavidad pero con firmeza en la voz, me volvía loco esa rabieta tan infantil de sentirse menos mujer solo por el hecho de esperarme a algo bonito o carajo algo que le gustase para que recordara el día, me deje caer en el respaldo y cerré los ojos al ver su rabieta, respire de nuevo, tal vez demasiadas veces que me puse de pie y la rodee con mis brazos mientras hacia su chocolate, mordí nada suave una parte de su cuello y sonreí –Ups, creo que alguien tendrá que ponerse maquillaje en esa zona- le di un beso tierno en donde segundos antes le había mordido y que empezaba a ponerse roja, le rodee la cintura, apoyando mi mentón en su hombro -¿Quieres que te haga el amor? Vale, llévame a tu cama- respire su aroma y visualice esto como algo cotidiano, ella en mi casa o en su departamento, por las mañanas mientras mutuamente nos consentíamos –Pero no creas que no te deseo- solté el aire cerca de su oído –Porque lo hago y quisiera también ponerte de culo para darte un par de nalgadas por pensar que no- esta vez bromee, vamos que en el fondo no le tocaría de un manera así, al menos que siguiera acumulando cosas como la de meterse en un lío.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Mar Feb 23, 2016 8:34 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Jadeé ante su mordisco, si, vale, la deseaba, pero .. no entendía entonces que él quisiera esperar, jadeé de nuevo levemente ante su beso y mi piel se erizo. Me recosté en él y suspiré. -Gray .. llevo deseando que me hagas el amor millones de años.- dije en un suspiro y dejé la taza de chocolate en la mesa para volverme hacia él y besarle. Con ganas, con dulzura y pasión mezcladas. Amaba a ese hombre, quería que fuera él, no sólo esa noche, sino todas las noches.

Continué besándolo para después susurrar contra sus labios. -Entonces tu serás mio. Mi novio. ¿Estás preparado para ser el novio de la psicópata  de las canciones de desamor?- dijo riendo mientras acariciaba su cabello con sus manos y volvía a besarle, cada vez más pegada, cada vez más encendida. Elijah provocaba en ella todas las sensaciones posibles y mas, pero además era el único que lo lograba. -Si estas dispuesto a .. intentarlo conmigo llévame a la cama y hazme el amor. Haz que lo sienta.- le susurré mientras mordía su labio inferior. -Te he esperado demasiado tiempo Elijah.- susurré y le miré directamente a los ojos.

-Te amo.- susurré y lo volví a besar, moviendo mis manos por su espalda, por la cinturilla de su pantalón, inclusive apretando su culo contra ella. -Te deseo.- susurré de nuevo mientras besaba el cuello de Gray, su aroma la volvía loca, sin duda algún día le robaría la colonia. -Te necesito.- dijo finalmente completamente apretada contra él. No se estaba equivocando, no iba a arrepentirse. Ese hombre de ojos azules era su hombre. Lo tenía claro desde los 18. Habían perdido demasiado tiempo en el camino.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Mar Feb 23, 2016 8:54 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Una parte pequeña de mi mente decía que debería ser más romántico, llevarla a Venecia o al fin del mundo, pero la otra parte esa que me gritaba muchas veces que esta chica había estado en mi camino para ser mía, desde el primer momento que nuestras miradas se encontraron supe en el fondo de mi alma que no habría ninguna otra mujer que fuera lo que Sienna significaba para mí, nadie podría ser ella y tampoco había estado buscándola porque intuía que terminaría con ella, tal vez eran invensiones mías tal vez estaba realmente enamorado de ella desde nuestro primer beso.

-Tú novio exigirá muchos besos y arrumacos- correspondí el beso y la inste con mis manos en su cintura a que me rodeara las caderas con sus piernas, ella era fuego y pasión, todo en una chica de su edad y a la vez dulzura y amor, la besé con ganas de demostrarle que no habría nadie más que pudiera besarla como yo, marcando sus labios como míos y sonriendo para mí mismo por tener la dicha de compartir esto con ella –Yo también Sienna, yo también te amo- solté con suavidad, mirándonos a los ojos y permitiéndome por una fracción de minuto contemplar a la mujer que adoraría hasta que me muriera, tal vez hasta que nada se interpusiera en nuestro camino –Y yo a ti- hice una pausa para mirarla de nuevo, escuchando el sonido errático de mi corazón, solo por ella y por esto –Pero que sepas que no quiere tener un pulgoso en casa- aligere el ambiente y a la vez me tranquilice porque parecía un chiquillo a punto de experimentar con ella su primera vez y tal vez, así era para ambos.



Última edición por E. Grayson Warren el Mar Feb 23, 2016 11:26 pm, editado 1 vez
E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Mar Feb 23, 2016 9:24 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
La sonrisa en mi rostro fue inmensa al escucharlo, grite de alegría y llené su rostro de besos, dulces, pequeños, para terminar en sus labios, demorándose ahí más, no tenía prisa, al fin era suyo, al fin iba a ser su novio. -Ya no puedes echarte atrás.- bromeé riendo contra sus labios, sintiéndome la mujer más feliz del universo. Quizá estuvieran destinados desde siempre, ¿quien podía saberlo? yo solo iba a vivir el momento, y a amarlo, todo el rato.

-Te los daré. te voy a mimar tanto que nos llamarán empalagosos hasta cuando discutamos.- Bromeé pero de repente me quede seria ante su declaración. Me amaba. Realmente sentía lo mismo que yo. Entonces lo besé, profundamente, como si el mañana no existiera. -No sabes lo que necesitaba escuchar eso.- susurré y cuando el me indicó subí mis piernas a sus caderas, mientras los besos por rostro, labios, cuello no cesaban, aunque de repente solté una tremenda carcajada ante su comentario. -Mer no es negociable, va en el pack, caballero.- dije para después morder su labio, mientras juntaba mi cuerpo al de él hasta que no quedaba un milímetro de espacio. Intente quitarle la ropa, sin éxito, mientras mi boca vagaba por su cuello. -Eres magnifico.- susurre, lo que parecía que iba a ser una pelea monumental al principio se había convertido en la declaración de amor más inesperada y dulce del mundo.

Quería gritar al mundo que ese bello hombre de profundos ojos azules era mio, quería publicarlo, ponerlo en todas mis redes sociales, compartir mi felicidad. Aunque lo que realmente deseaba era hacer el amor con él durante toda la noche, durante todas las noches, durante toda la vida. Lo quería todo con él, aunque el vértigo de las consecuencias de la fama me hacían sentir pánico respecto a su relación, me dejaría la piel para que jamás ese maravilloso, terco, chulo, idiota y obstinado hombre me abandonara.




Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Mar Feb 23, 2016 11:55 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

En estos momentos mientras la veía así, relajada y sonriente es que me preguntaba ¿En donde había estado yo en todo este tiempo? ¿Por qué esperar tanto por lo inevitable? La bese hasta que los labios me dolieron, la acaricie como si se tratara de una flor de la más delicada textura y la abrace como si la vida se fuera con ella.

-Esas manos inquietas- dije con una sonrisa juguetona y camine sin rumbo apenas guiado por sus sonrisas y sus gestos. El lugar no era muy grande así que un par de pasos y me encontraba con una bonita recamara, no tan grande como la mía pero tan Sienna, la coloque con suavidad sobre el suelo y le tome del rostro para besarla -¿Estás segura de esto?- pregunte por que deseaba escucharlo mil veces, sería mía en todos los aspectos posibles sin pensar en las consecuencias del mañana, por hoy estaríamos juntos y nos olvidaríamos del mundo -¿Sie?- dije con suavidad, acariciando sus mejillas, esperando su respuesta porque sabía lo que quería yo mismo lo deseaba.

Su asentimiento fue apenas un movimiento y solté el aire que había estado conteniendo, la besé de nuevo, esta vez mordiendo con suavidad su labio inferior, encontrando nuestras lenguas en una danza inicial y acariciando su cuello, despacio, luego sus hombros, bajando con lentitud hacia aquella horrible chaqueta y besando la punta de su nariz, sintiéndome como un chiquillo a punto de tener su primera relación sexual y a la vez como el hombre que era y que deseaba que ella tuviera un buen recuerdo de esto.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Dom Feb 28, 2016 12:07 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Dejó que Grayson profundizara los besos, provocandole pequeños gemidos contra sus labios. Elijah la volvía loca, en todos los aspectos. Nunca se había sentido así, tan completa, tan llena, tan viva. Su corazón palpitaba a un ritmo frenético mientras él le quitaba la chaqueta. Se sentía hipnotizada por su mirada y sus besos. -Estoy segura desde hace años. Eres el hombre de mi vida.- sonrió y mordió su labio inferior. Cogió el suéter de Grayson y se lo quitó con ayuda de él, para seguir besando y acariciando a su hombre. Suyo.

Sus manos vagaban por el torso y la espalda de Elijah, bajando hasta la cinturilla de su pantalón, curiosa, tocando, como una gatita, mientras repartía besos ardientes cada vez más pasionales, acariciando toda la piel que tenia al alcance. Ella misma se quito la camiseta. Debido a su poco pecho, en casa casi nunca llevaba sujetador. Se pego piel con piel con el, mientras sus manos lo acariciaban por encima de los pantalones. -Nunca he amado ni deseado a nadie como a ti Elijah. Nunca.- dijo mordiendo su cuello mientras desabrochaba los pantalones de él. Ya se habían visto desnudos, en un nivel de intimidad maravilloso pero eso era otro nivel.

-Te amo.- susurró contra sus labios mientras su mano tocaba su erección, inexperta, pero curiosa, investigando, besando el cuerpo de Gray, diciéndole todo lo que sentía sin palabras. Sienna era experta en escribir sobre el desamor, pero el amor estaba fuera de su aspecto, se sentía como un pez fuera del agua, pero intentaba amarlo con todas las letras. Se iba a entregar completamente a él, sin miramientos. Sin miedos.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Dom Feb 28, 2016 11:28 pm

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Deje de pensar en las cosas cuando ella me besaba de esa forma, como si fuera algo especial y precioso que había que adorarlo, me encantaba cada una de sus facetas y esta era una más que llevaría al rincón de mis recuerdos, deje que me tocara a su antojo porque sí esta era su primera vez, suponía que la curiosidad por ver y tocar era enorme.  Sería paciente con ella porque merecía cada segundo y minuto de esta experiencia, quería amarla hasta la saciedad y colmarla de caricias.

-Mía- susurré contra sus labios, me había quitado el suéter con la camisa, tirándola a la esquina de la habitación. Mi pecho entro en contacto con su piel cuando se pego a mí, su mano curiosa acarició mi erección por encima de la tela de la ropa interior, mis pantalones estaban arremolinados en mis tobillos y sonreí un poco divertido por la situación en la que estaba –Eres preciosa- acaricié su cuello con mis manos, bajando mi mirada a sus pechos que me invitaban a cubrirlos con mis manos –Hermosa- besé la piel de su hombro, de su cuello y busque sus labios –Tócame Sie, me vuelves loco- quería su mano curiosa contra mi piel, que marcara con sus uñas mi espalda que gritara mi nombre mientras se corría conmigo, pero despacio acaricie su cuello con mis manos, bajando hacia la cintura de esos pantalones de pijama, bajándolos despacio y dejándola en ropa interior, volví a estar casi a su altura y atrape sus mejillas para darle un hondo beso, tirándonos con suavidad sobre las colchas de la cama –Te amo, mi pequeña Sie- le di un mordisco suave a su labio inferior y mientras me besaba con soltura, baje mi mano hacia la unión en sus muslos, acariciándola despacio por encima de la tela, estremeciéndonos a ambos.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Dom Mar 20, 2016 2:45 pm
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Las palabras de Elijah me extasiaban de tal manera que no podía pensar. Cuando me dijo que era hermosa sonreí contra sus labios, para morderlos después al sentir sus manos contra mis pechos. -¿Hermosa? Me miras con buenos ojos. - reí contra sus labios y gemí levemente. Lo besé hasta que le dolieron los labios, mientras su mano curiosa comenzaba a moverse de forma instintiva sobre su erección de arriba a abajo, agarrándolo, y su otra mano acariciaba su hombro y su cuello. -Tu eres increible. Sexy. No entiendo como puedes preferir a alguien tan simple como yo.- dijo entre gemidos y besos. Las caricias y los besos de Elijah la volvian loca y quería sentirlo por todas partes. Sentirlo siempre.

-Te voy a tocar cada centimetro toda la vida.- dijo con una sonrisa mientras la mano en su entrepierna se aceleraba, por los gemidos de él intuía que lo estaba haciendo bien. Mordió su clavícula. -Tuya. Siempre.- lo ayude a quitarme los pantalones y note su mano en mi entrepierna. Mi piel se erizó instantáneamente y sentí un pellizco en el estomago que me hizo mover mi mano contra su erección al mismo ritmo que él. Acabamos en la cama y finalmente me puse encima de el, besando todo su cuerpo, hasta llegar a esa parte, la cual besé curiosa. Besé y lamí su entrepierna, descubriendo algo nuevo para mi. Desde luego, todas esas sensaciones eran diferentes y escucharlo gemir mientras ella hacia eso me hacia sentir poderosa, una diosa. De repente volver loco a Elijah era su única meta.
Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por E. Grayson Warren el Jue Mar 24, 2016 2:38 am

Sienna Verona. ■ Residencias, Manhattan, NY ■ 09.30 PM ■23 de Febrero.

Mi cuerpo reaccionaba como un adolescente hormonado, cada caricia de su mano me estaba llevando al jodido cielo, no sé si ya había acariciado a alguien así, pero en este momento lo único que me importaba era la forma en la que hacía que mi cabeza estuviera hacia atrás, soltando gemidos y jadeos con sus caricias, me hacía sentir como si su mano fuera hierro candente y estaba marcando mi piel de una manera que solo ella podría volver a tocar.

-Sie- gemí entre mis labios, acariciando la unión entre sus piernas, conforme iba en aumento el ritmo de sus movimientos en mi erección. Si era virgen quería que disfrutara, que explotara en un orgasmo antes de hundirme en su cuerpo, la idea solo me ponía más duro. Entre besos y mordidas, termino sobre mi cuerpo, explorándome a conciencia y atrapando entre sus labios la punta de mi miembro, casi me atraganto con el aire y con su nombre en mi garganta -¡Por Dios!- solté de golpe, echando la cabeza hacia atrás por tal demostración de afecto por parte de la rubia, atrape mi labio inferior con los dientes  para no gemir tan fuerte, dejando que descubriera cada parte de mi cuerpo, lleve mi mano hacia su cabello para acaricia su nuca y su mejilla –Nena, despacio- solté entre dientes, no quería que se lastimara –Lo haces bien- le dije, sonriendo y acariciando su nuca, moviendo despacio mis caderas para que tomara un poco más en su boca, era realmente caliente ver como lamía y besaba cada centímetro de mi piel, pero no quería terminar en su boca, quería estar dentro de ella. Me incorpore para colocarla sobre la cama. Bese sus pechos, deteniéndome en cada pezón, humedeciéndolo y bajando con besos húmedos por su estomago, su ombligo y sobre la tela de la ropa interior, mi lengua humedeció la tela y con suavidad y lentitud, me incorpore para quitar la última prenda que me separaba de verla completamente desnuda –Eres muy hermosa Sie- dije antes de bajar de nuevo hacia ese vértice de sus muslos, para lamer y acariciar con mis labios ese sensible botón que la hacia gemir.

E. Grayson Warren
Localización :
Manhattan

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sienna Verona el Lun Abr 11, 2016 7:59 am
I wish things would be easier.

E. Grayson Warren. Mi piso, Manhattan, NY 09.30 PM 23 de Febrero.
Retorcerse, verlo gemir de placer me hacia sentir en la extrastofera. De repente la seguridad en mi misma creció y se atrevió a mas. Viéndolo disfrutar, siguiendo sus indicaciones. Sienna siempre había sido una chica ávida por aprender en todos los aspectos de la vida y en este por lo visto en Elijah estaba siendo una estudiante aplicada. Se recreó hasta que él la tumbó de nuevo, con una facilidad asombrosa. Sabía que era una chica fácil de manejar a pesar de su altura pero Eli lo hacia con una ternura que le inundaba el pecho. Realmente se amaban, no cabía duda de aquello.

Gemí al sentirlo sobre mis pechos -Dios .. - gimió y su mente se quedo en blanco, pensando en todo lo que había esperado merecía la pena. Tenía a un hombre maravilloso del cual estaba locamente enamorada besando cada centímetro de su cuerpo. Estaba en el simple y sencillo paraíso. Un pedazo de cielo que estaba disfrutando en ese momento. Y se dio cuenta de que los miedos sobre el futuro desaparecieron, dejo de ser esa chica preocupada por el futuro y se convirtió en alguien que se centraba en el presente. Y algo le decía que si cuidaba a ese hombre día a día, serían uno siempre. Contradictoria mezcla, pero dulce cuanto menos. Entre gemidos su mente creaba esos pensamientos mientras sentía a Eli sobre su cuerpo.

Entonces Elijah bajó a esa zona tan sensible de su cuerpo e instintivamente movía su pelvis hacía él. -Me estas volviendo loca.- suspiré mientras le ayudaba a quitarme la ropa interior y entonces volvió de nuevo a esa zona y un gemido pasional salio de mis labios mientras agarraba el cabello de Elijah de forma suave. -No pares.- suspiró entre gemidos mientras movía la pelvis instintivamente hacía él. Elijah intensificó el ritmo y ella estalló en un cúmulo de sensaciones, en un orgasmo intenso y fuerte. No se había sentido tan especial nunca. -Ven.- le dijo mientras lo movía para volver a ponerse encima de él, y sentarse encima de él. -Te quiero dentro.- susurro contra sus labios, mientras se movía y poco a poco introducía el miembro de Elijah dentro de ella. Esa sensación de plenitud, a pesar de un pequeño pinchazo de dolor que sintió, se espero un segundo para adaptarse a él y comenzó a moverse encima de él.



Sienna Verona
Localización :
Manhattan, NY

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:02 pm
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.