The New York City
¡Bienvenido a New York! ¿Siempre quisiste vivir en la Gran Manzana? ¿Si? Bueno, no podemos regalarte un viaje ni una casa allí, pero podemos ofrecerte una nueva experiencia en nuestra pequeña ciudad. No lo dudes y ¡únete!
¿Quién está en línea?
En total hay 28 usuarios en línea: 18 Registrados, 3 Ocultos y 7 Invitados

Adam Stark, Aileen M. Haguen, Alicia Guerrero, Azad H. Sachdev, Cedric Haas, Danielle C. Brooks, Erich Von Kleist, Erin Belocsz, Jack Mason, Julianna Haggard, Kaori Tōdō, Killian Won A., M. Ellie Birdwhistle, Minna I. Böhler, S. Jacob Nguyen, Said J. Abdala, Shaynie G. Crow, Susanna D. Costa

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 67 el Lun Ago 08, 2016 5:58 pm.
Últimos temas
» REGISTRO DE GRUPO Y RANGO
Hoy a las 10:39 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE PB
Hoy a las 10:35 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE APELLIDO
Hoy a las 10:22 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE NOMBRE
Hoy a las 10:20 am por Arthur J. Hathaway

» REGISTRO DE PUNTOS
Hoy a las 8:16 am por Ira Dressler

» ¡Únete al equipo del BLACK TAP!
Hoy a las 6:22 am por F. Killian Graham

» I don't have a problem || {0/1}
Hoy a las 1:43 am por Viggo L. Grønkjær

» Petición de Rol
Ayer a las 11:41 pm por Hiroshi Niou

» Black Jack
Ayer a las 10:53 pm por Invisible Friend

» CIERRE DE TEMAS
Ayer a las 9:11 pm por Viviane Humphrey

Nuestros afiliados
ΞHermanosΞ

ΞSourcesΞ
ΞEliteΞ
Salón de la fama
Nació en la ciudad de New York, con descendencia inglesa por parte de ambos padres quienes se dedicaban al narcotrafico. Sus padres se vieron obligados a dejar Londres gracias a que sus cabezas tenían precio; ambos pensaron que en New York estarían a salvo , consiguieron nuevas y viejas amistades, se hicieron un lugar entre las mafias de la ciudad, hasta que un día, nueve años después sus enemigos finalmente los encontraron. Irrumpieron en la residencia de los Ripper y armaron un baño de sangre del que nadie salio vivo, nadie a excepción de Derek quien se mantuvo escondido mientras la ayuda llegaba. Antes de que se armara todo el escándalo por el baño de sangre, los hombres de un viejo amigo de los Ripper llegaron al lugar, rescataron a Derek y lo llevaron a Corvinus, un viejo mafioso retirado que a partir de ese momento se hizo cargo de Derek. Lo educo con métodos poco usuales, educación solo en casa, torturas, castigos, golpes que fueron llenando poco a poco el cuerpo de Derek con todas las cicatrices que tiene hoy en día bajo los tatuajes de su piel. Siempre vio a Corvinus como su segundo padre, pensando en que todo lo que le hacía era por su bien, nunca tomo rencor contra él. En el tiempo de su estadía con Corvinus conoció a Dimitri, él que se convertiría en su mejor amigo casi hermano y con quien años después, a la edad de 19 años se marcharía para probar fortuna por su propia cuenta, sin la ayuda de Corvinus. Fueron años los que le costaron para escalar escalón por escalón para llegar a la cima. Hizo cosas inhumanas para lograr sus objetivos, paso por encima de quien hiciera falta para conseguirse el respeto de sus enemigos y de todo aquel que siquiera escuchara su nombre y 5 años más tarde se convirtió en uno de los narcotraficantes más conocidos en New York y más buscados por la policía.
Líder Mafioso
Derek W. Ripper
Nació en California gracias a un accidente de una noche, motivo por el cual en su infancia se vio reflejado el poco apego por parte de sus padres, sobretodo por el lado de su progenitor. En la misma época, se vio desplazado por la presencia de su hermano menor que pareció ser la solución a todos los problemas que la familia presentaba. De tal manera, se crió casi por su cuenta de forma inestable, llegando a crear conceptos bastante errados y desconcertantes acerca de la vida misma. A los dieciocho años, abandonó su hogar para entregarse a las calles, donde se dedicó a vender droga para costearse la carrera de arquitectura en la universidad. A pesar de haberse graduado, nunca llegó a ejercer, pues durante el trayecto descubrió la gran pasión que sentía por la mezcla y las bebidas. Empezó específicamente a los veintitrés como conserje en un bar de mala muerte, lugar en el que se dedicó a observar la manera en la que los que atendían la barra se desplazaban para luego copiar sus movimientos en sus horas libres. Fue avanzando así hasta adquirir experiencia en el asunto y acabar recorriendo medio país con el único fin de ganar reconocimiento, acabando por ser el favorito de uno o más empresarios exitosos. A la edad de treinta y cinco, decidió establecerse en New York donde su carrera alcanzó el apogeo al ser ascendido a gerente del bar en el que trabajaba, obteniendo así la preferencia de las grandes estrellas de la ciudad y además, al ganar el World Class que lo coronó como el mejor barman del mundo.
Bartender World Class
Boris Dixon
Ivy Rose nació la noche caótica del fin de milenio en un hospital del Bronx, en una sala llena de gente, junto a una anciana que moría y de la cual, por un error, tomó su nombre. Nació adicta y su madre la abandonó ahí mismo. A los seis meses salió de rehabilitación por heroína solamente para ser encerrada de nuevo en uno de los tantos MAC de la ciudad de New York. A los ocho años forma parte de un programa de integración al arte, decantándose por el ballet, mismo que practica hasta ahora y para el cual tiene bastante habilidad. A los doce es adoptada por una pareja de artistas de éxito que la hacen conocer el mundo exterior, lo caótico y hermoso que puede ser, lo brutal también pues, después de adaptarse y amarlos, se lo arrebatan todo de golpe. Su madre adoptiva se suicida dos años después y su marido la sigue un año después. Ahí comienza la caída libre para Ivy quien a los quince era alcohólica y comenzaba con otro tipo de drogas; convencida de que su paso por el mundo sería breve, Ivy Rose comenzó a dar pasos gigantescos, comienza a querer vivir y experimentar de todo hasta que se da cuenta que no puede, porque algo dentro de ella se apagó cuando se dio la primera línea de coca y llegó a un hogar vacío. Es en ese mismo año que conoce a su mejor amigo con el que tendrá una experiencia demasiado grave la cual la hace reconsiderar un poco su vida, anesteciada de emociones, entra en rehabilitación, se llena de trabajos, retoma la escuela y conoce a Felicia. De marzo a mayo trabaja como Bella Durmiente, un servicio de chicas para hombres acaudalados en donde conoce a Nando Morelli, el hombre que le torcería la vida de nuevo al iniciar una relación por demás ílicita. Recae en las drogas y desciende más hacia el abismo hasta tomar una escala, un coma a causa de una sobredosis. Nando desaparece de su vida y ella sigue cayendo. Son los Peyton quienes colocan una red de contención y la detienen adoptándola al conocer su historia, es con ellos con quienes conoce lo que es tener una familia y una vida digna. Morelli reaparece en su vida, limpio y amándola y es él la parte más rota de su vida por la cual entra más luz a su interior. Después de caer por fin en el abismo y darse cuenta que lo que había ahí abajo era ella misma en su total realidad, Ivy Rose decidió comenzar a subir, paso a paso, tomando la mano de los que la rodean y quieren verla bien, de los que la apoyan. Una oportunidad única en la vida llega gracias a alguien que ella desconoce y su rumbo toma otra dirección, lejos de la ciudad, tomando un lugar por el cual, siempre en su vida, tendrá que luchar con uñas y dientes por mantener. Ha fijado residencia en Covent Garden, Londres, viajando a New York cuando puede, aunque no sean muchas ocasiones porque tiene demasiadas cosas que hacer, Academia, colegio, pareja, mantener la popularidad que gracias a su personalidad y escándalos (su relación ilícita, aunque legal en Londres, ahora es pública) ha obtenido… Intentando salvarse de ella misma cada día, pero intentando sobrellevarlo todo con una enorme sonrisa y con el orgullo y la arrogancia que la caracteriza.
High School Queen
Ivy Rose Hathaway
Nacido en Queens, Nueva York de madre inmigrante. Lo poco que Lucas ha conocido de su verdadera madre es que era mexicana y que murió al darle a luz, muchos rumores sobre su madre biológica le han confirmado que probablemente su padre era un mafioso muy influyente, sin embargo esos rumores nunca fueron confirmados y después de todo eso fueron. Adoptado por una pareja que jamás tuvo la dicha de formar su propia familia, sin embargo al ver al pequeño bebé de inmediato comenzaron los trámites para adoptarlo y terminaron por ponerle Lucas Earle. Su padre un policía de Queens le enseñó cada una de las cosas que hoy en día aplica. Cuando aplicó a la academia, pronto destacó entre sus demás compañeros, sus jefes pronto notaron que aquel joven tenía una vocación que una profesión de ser policía, lo recomendaron para que fuera a la Interpol en Londres donde pasó un tiempo y de inmediato fue asignado a Nueva York como policía encubierto, pronto conoció a la que se convertiría en una de sus mejores amigas y madre de sus hijos. El tiempo con la Interpol término cuando la CIA comenzó a ofrecerle un puesto como agente, pero Lucas decidió rechazarlo. No fue que hace dos meses que estuvo como agente de la CIA y después de terminar un caso enorme de trata de personas con toda su red, sufrió un accidente que dañó parte de su cerebro, actualmente rige como Jefe de Fuerzas Tácticas, puesto que sus amigos y compañeros no dudaron en recomendarlo por su enorme esfuerzo y porque realmente es un policía de campo con ese toque de saber cómo piensa una mente criminal.
Jefe de Fuerzas Tácticas de la CIA
Lucas Earle
Nació una tarde de Agosto en Seattle. Hija del dueño de una fábrica de vidrios y una abogada fue la adoración. Segunda y última hija del complicado matrimonio Peyton, fue la bebe que se suponía salvaría el matrimonio pero no pudo ser, las disputas ganaron la batalla a la familia y terminaron divorciándose cuando Isabella no cumplía un año de nacida. Ambas niñas se fueron con su madre quien dejo su crianza en mano de sus abuelos por lo que ambas fueron enseñadas con los mismos principios con los que sus abuelos criaron a sus hijos. Isabella siempre hablaba y pedía tener acercamientos con su padre quien las visitaba pocas veces en Seattle, aun así en ella nació una afición por el vidrio que pronto le terminaría haciendo descubrir el arte en él. A medida que fueron creciendo Lucy se alejaba más de Isabella quien siempre quedaba detrás gracias a su edad, para cuando Lucy cumplió dieciocho años ya no estaba presente en la vida de su hermana menor quien con trece años quedo a la merced de los juegos de sus primos menores. A pesar de que el malestar por la actitud de Lucy la afligía su adolescencia no estuvo llena de únicamente momentos tristes, sus primos le enseñaron a adorar aquellas costumbres de la ciudad que finalmente despertaron su interés, los próximos años los paso entre juegos de fútbol americano, reuniones con sus amigos de escuela y el estudio del vidrio y los grandes murales que llenaban de colores las iglesias y daban al sol una bienvenida feliz todo los días. Su padre comenzó a mostrar más interés por acercarse cuando Isabella tenía 15 años, la joven no puso contras al interés de su padre, ella quería estar presente en la fabricación del vidrio desde cerca, quería convertirse en una artista que pudiese moldear figuras fantásticas y brillantes, por ese motivo acepto que su padre la llevara de paseo a Nueva York de vez en cuando donde paso muchas horas en su fábrica, aprendió a calentar vidrio y darle formas, a tallarlo y pintarlo, su padre dio riendas sueltas y fueron los años más maravillosos de su vida. Entre aviones y viajes llego a la universidad de Boston donde estudio Artes modernas. Con 23 años tenía una carrera prometedora, por lo que se mudó a Nueva York donde con ayuda de su padre comenzaría a dibujar el nuevo destino como artista dejando a un lado cualquier sentimiento que le hiciera sentir culpable de nuevo. En La ciudad del pecado conoció a su mejor amigo quien más adelante se convertiría en el padre de sus dos hijas. Después de haber tenido en mente una colección formada por cuadros cuya pintura se vería mezclada con pedazos de vidrios de colores, se atrevió a realizarla y enviarla a Italia para que fuese publicada en una galería en crecimiento que celebró una gala para críticos exigentes. Sus cuadros fueron un éxito total. Uno de ellos se comenzó a exhibir en una famosa galería donde solo los grandes artistas exponen sus obras. Después de ese día Isabella fue reconocida por periódicos locales Como una gran artista en el arte del vidrio y se hizo famosa a nivel mundial. Sus cuadros ahora son valorados por grandes cantidades de dinero y tiene muchos pedidos de clientes exigentes y conocedores.
Artista Vidriera
Isabella Peyton
Un 18 de Octubre de 1990 nacería una rubia dispuesta a comerse el mundo. Elisabeth Angelica Maier se trataba de la hija de Michael Maier y Arabella Leisser. Ambos que se conocieron en Harvard, su padre dejó el mundo militar para acabar derecho allí mientras que su madre, proveniente además de Ámsterdam, intentaba sacar adelante la carrera de empresariales pagándose los estudios trabajando como camarera en el propio recinto universitario. Hay personas que no creen en el amo a primera vista, pero lo que ellos tuvieron fue prácticamente un flechazo. A los 25 se casarían y enseguida tendrían a su encantadora hija. Elisabeth era especial, su abuelo paterno lo sabía ya que tenía un magnetismo completamente distinto al de sus demás nietos. Criada en el propio territorio paterno, no era raro que la muchacha empezase a alimentarse del ambiente jurídico, a fin de cuentas los Maier eran famosos por eso. A medida que los años pasaban ella seguía interesándose por ese mundo, y además intentaba paliar cualquier grado de controversia experimentado en su círculo familiar. Sus padres no dejaban de pelearse, vivía un puro drama aquella rubia aniñada. A los 10, se divorciarían. Entre la poca comunicación que existía entre sus padres, y que a ella le mandaban de un lugar a otro para tenerla lejos de ese conflicto... Ella acababa hartándose. A Elisabeth le gustaba estar con sus primos y sus abuelos, pero evitaba en cualquier situación encontrarse con los otros dos. Los años no tardaron en pasar y a pesar de que en su vida emocional hubiese pasado un bache como el de Jakob Hoffman, sintió la necesidad de cortar raíces e ir a la misma Universidad que la de toda la familia Maier, a estudiar lo que le gustaba; El Derecho. Tenía pensado acabar aquella carrera y una vez así entrar en el bufete de su abuelo, no tardó demasiado en acabar y así hacerlo. Empezó a hacerse un nombre en el propio bufete, subiendo escalafón y a raíz de pelearse con unos y con otros llegó a dónde quería. Deseaba poder ser una digna sucesora de su abuelo y así hacerse con la empresa. Tenía todo en mente, pero por su vida se cruzaron un par de ''obstáculos'' que no podía dejar de lado. Se casó con el que creía ser el hombre de su vida, creyó estar embarazada de él y justo después de descubrir todas las mentiras que le había estado diciendo, se divorció y se encontró con que no era el padre de sus actuales retoñas. Al parecer este bombo sorpresa vino de regalo por un encuentro que tuvo con el que ha considerado -y sigue considerando- su mejor amigo, y actual pareja, Boris Dixon. Su vida sentimental parecía mejorar, y hasta la de sus padres que volvían a las andadas con encuentros sexuales muy de la época de los setenta. Pero su vida no se vio completa hasta que por fin, el mismo día de sus veintiséis cumpleaños su abuelo y su padre le regalasen la meta que siempre había ansiado; Ser la dueña del bufete. Madre de gemelas, dueña de cuatro perros, novia de lo más encantadora y ahora, jefa de su propio mundo. ¿Se podría pedir algo más?.
New York's Drama Queen
Elisabeth A. Maier
Normas básicas
Ξ Mínimo 10 líneas completas.

Ξ El +18 está permitido on-rol, se debe indicar en el post.

Ξ Recuerda que saludar a los demás en la CB es parte de una convivencia más agradable y llevadera.

Ξ Avatar: 220x400 / Firma: 500x250

Ξ La multicuenta está permitida, pero si el primer PJ es femenino, el segundo debe ser masculino, sin excepciones; lee el reglamento completo para mayor información.

Ξ Antes de realizar registros hay que tener aceptada la ficha.

Ξ Para tener color hay que tener la ficha aceptada, todos los registros hechos y el MP de la cuenta New York respondido.
Awards
Mejor Chica
Édith K. Wellesley
Mejor Chico
Nathael Haggard
Mejor Roler
Evangeline Cárthaigh
Mejor Recién llegado
Eleanor K. Cárthaigh
Mejor Grupo
Stardom
Twitter
Otoño
Censo
Kids
1
Teens
13
University
20
Workers
48
B. Owners
21
Stardom
26
Artists
21

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2016 8:50 pm
HACE TRES AÑOS
en algún jardín de N.Y.
-Son lo mejor que me han pasado en mi vida- dijo el moreno depositando un beso en los labios de Bárbara,  luego se inclino para besar la suave nuca de su bebe quien estaba en brazos de su madre. Para ese entonces Zeke no vestía  como ahora viste, más bien parecía un Hippie salido de los años 70, con camisas guangas, pantalones rasgados de las rodillas. Así como vestía también se comportaba, tenía ideales muy liberales y en contra de su padre por ser tan estricto con él cuando niño.

5 meses después
5:00 de la tarde

-no puedo vivir así, ya tengo una familia y tengo que sacarla adelante...- escribía en su diario mientras estaba sentado en su cama recién tendida.  me tengo que ir...- remarco con su pluma la frase "me tengo que ir", dejo su diario en la cama cerrado, bajo un pie al suelo, y luego se puso de pie, tomo su mochila y unos cuantos miles de dolares que tenía ahorrados en su mesa de dormir (no quería tener que pedirle dinero a su padre, su odio hacía él en ese momento era mucho y poedía más que cualquier cosa) ... sin avisar a nadie,ni siquiera a su "nueva familia", tomo un vuelo a Londres, su hogar, donde decidió terminar sus estudios de medicina.

Como ya todos sabemos, su futuro fue bueno, ya que termino su carrera, se titulo y pronto consiguió un empleo en un consultorio. Siendo primero como la mayoría de los principiantes un simple ayudante. Con el paso del tiempo su jefe le tuvo la confianza suficiente.

Al año de estar trabajando, tuvo su primera cirugía...

Pero bueno bueno, eso es cosa del pasado y que no nos compete saber... o que esta por demás relatar

Actualidad....

7 de abril del 2016 7:30 P.M.

El doctor Beckerman a vuelto a N.Y. Con una sola idea en mente "recuperar a su familia", ese a sido su objetivo desde que se fue, pero gracias a Dios, a tenido muchos éxitos y por ende trabajo, lo cual le había impedido realizar su objetivo o sueño de reunirse con su familia.

Hoy termino su turno pronto, algo que agradeció a los cielos, ya que aprovecharía el tiempo para hacer una visita que tarde o temprano tenía que realizar.

Gracias a Jullian peyton, obtuvo la dirección  donde actualmente vivía su ex novia y su hija. Estaba un tanto nervioso, pero sabía que esa visita debía suceder.

Se quito la bata de doctor antes de subir a su auto, dejo ver su camisa de marca color negra, y su pantalón igual de marca color gris, se coloco unos lentes Prada color oscuros en los ojos y subió a su auto, conduciendo hasta el SoHo.

En el trayecto iba escuchando canciones ochenteras para relajarse un poco, trato de cantar todas las que se sabía de memoria. Traía los vidrios polarizados arriba para que nadie pudiera escucharle o verle bailar y pasar alguna verguenza, Así anduvo por la carretera doblando entre calles y deteniéndose en los altos respectivos

Sin darse cuenta estaba frente a la casa de Bárbara, apago el motor con un movimiento de mano suave, suspiro se mordió el labio y dijo - todo sea por ti mi amor- dijo refiriéndose a su hija, abrió la puerta de su auto y bajo de este, hecho un vistazo a la casa de Bárbara y luego cruzo por el pequeño jardín de la casa, el cual tenía que cruzar antes de llegar a la puerta.

Se puso frente a la puerta y toco el timbre esperando por ver quien le abría había un ciento de posibilidades, tal vez le abría su pequeña (aunque no sería lo más común), su ex novia, alguna mucama... o en un caso muy extremo ( y le causa celos de solo pensarlo) la actual pareja de Barbie.... ¿quién le abriría?....
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 05, 2016 9:45 pm

07 de Abril del 2016
07:36 P.M

Elle y su vestido.

Después de todas las vueltas que habían realizar por el accidente de su hermana Isabelle por fin habían llegado de Nueva York una noche antes, y justo todo el día se había puesto de acuerdo con su asistente para que ella misma fuera quién se encargara de todo desde su casa, desde luego que Eddard también se daría las vueltas pues Julian había ido también.

El lugar lucía perfecto, la persona de la limpieza había ido y para su buena suerte ningún juguete de Elle estaba por los suelos. – Maddie, muchas gracias te pagaré el tiempo extra que estuviste especialmente porque lo has hecho a la perfección – Palmeo con suavidad el hombro de la chica, y esta le devolvió una amplia sonrisa. – No quedó ningún pendiente, estamos al corriente hasta hoy y sin necesidad de que se desvele hoy.– Caminó unos pasos hacía la gran estancia para abrazar a Elle quién miraba la película de “Frozen” mientras usaba el vestido típico de la princesa Elsa, así que cuando Maddie terminó por despedirse de la pequeña y prometerle jugar con ella, siempre se lo prometía pero pocas veces eran las ocasiones en las que podía debido al trabajo.

Bárbara les dio su espacio y se dirigió a la cocina para comenzar a preparar la cena de la pequeña, no tenía mucha idea de que podría ser lo ideal para esos momentos pero tampoco pensaba salir a comprar algo, el cansancio le había ganado así que abrió el refrigerador para quedarse mirando varios minutos frente a él, ¡Como si este pudiese darle alguna respuesta!.

Logro escuchar cómo se despedía Maddie y cerraba la puerta. Absorta en sus pensamientos, mirando de arriba hacia abajo todo lo que había en el cuándo escucho la puerta, ¿Acaso se le había olvidado algo?, cerró la puerta del refrigerador y se dirigió hacia la puerta principal con una sonrisa amplia, se burlaría de ella por olvidadiza así que terminó por abrir de golpe. - ¿Qué se te olvidó? – Apenas y pudo abrir esos enormes ojos azules cuando se quedó helada frente al marco de la puerta, en realidad era un escalofrío, y pasó saliva como pudo. – No era para ti… - Por lógica no, pero intentó aclarar el punto.

¿Qué demonios hacía Zeke Beckerman en la puerta de Bárbara Peyton después de 3 años?




Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Abr 06, 2016 7:51 pm
Se aliso sus ropas, se llevo la mano derecha a la boca soplo en esta y luego se olió la mano para ver si tenia mal aliento, estuvo tres años fuera lo menos que podía hacer era verse bien. (Claro que eso es lo de menos, tenía que recuperar a su familia, el tiempo perdido con ambas, por supuesto que aun sentía cosas por Bárbara, pero, si se daba o no de nuevo la relación no le importaba tanto, lo principal era recuperar el tiempo con su pequeña...la cual no sabía ni como era).

Se abrió la puerta y vio a la oji-azul diciéndole "¿Qué se te olvido?" esto lo desconcertó un poco y lo hizo tirar el rostro para atrás -dah...pah,...- tartamudeo y luego hablo -bueno se me han olvidado muchas ultimamente... - se rasco la cabeza

Luego le dijo que no era para él, mientras estaba en aquel marco.. -si bueno...- se rasco la cabeza -tampoco te reclamaría nada por decirmelo..- creía que era justo cualquier reclamo.

-¿como estas?...- era un incomodo momento para el moreno, y seguramente para ambos también.. de pronto escucho la voz aguda de su hija llamando por su madre diciendole -¡¿Anna donde estás?! Zeke no sabía que la niña le llamaba Anna debido al personaje de la película.

Pero cuando escucho la voz de su hija a Zeke se le iluminaron los ojos, y una sonrisa mostrando sus dientes apareció en su rostro -¿Anna?..-
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Abr 06, 2016 10:09 pm

07 de Abril del 2016
07:46 P.M

Elle y su vestido.

No podía ni siquiera calcular cuantas veces había soñado e imaginado con qué Zeke volvería al día siguiente o en la semana arrepentido por la decisión. ¿Tres años?, se decían fácil y lamentablemente para él, si lo era, tres años sin él y realmente se le había pasado el tiempo volando, cuando menos pensó su pequeña Elle ya caminaba y al otro abrir de ojos ya hablaba y empezaba a ir al Kinder Garden. ¿Cuántas veces había preguntado Elle por su padre una vez que aprendió hablar?, Muchas, demasiadas y en todas ellas Bárbara se armaba de valor para ser lo más sincera posible sin herir los sentimientos de su hija.

La vida da muchas vueltas, es verdad, y el “Porque” de la ausencia de Zeke la sabía pero no la comprendía, muchas veces los padres de él fueron a visitarlas y todas esas veces Barbie y Elle los recibieron, porque Elle si tenía sus cuatro abuelos, los conocía, los frecuentaba pero la única condición para que ellos la vieran era que no le mencionaran a su hijo.

¿Ahora?, ahora estaba él frente a ella con una sonrisa de victoria, ¿Victoria de qué?, quizá en su vida profesional le iba de maravilla y ¿Por qué no?, también en la personal. – Anna, de Frozen, piensa que yo ó Ivy Rose somos Anna, mientras que ella es Elsa. – Carraspeó y se movió un poco para que no viera a la niña. – Ivy Rose es una chica adolescente que hemos adoptado de cariño y somos tutores legalmente de ella, Julian y yo, así que Elle cree que son hermanas y en realidad se ven como hermanas, por eso la llama “Anna” y ahora mismo le gritaba aunque Ivy ha tenido que irse a escondidas de ella al Black Tap. – Se cruzó de brazos unos segundos sin saber porque estaba ahí. – ¿Tus padres te dijeron…dónde vivo? – Frunció ligeramente el ceño, no estaba molesta pero pensaba que podía confiar en ellos.





Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 09, 2016 10:56 am
Zeke reconocía una cosa, no tenía argumento alguno que validara su ausencia, e inclusive él se sentía un patán, el más malo de todos los padres, y ¿por qué no decirlo? El más malo de todos los esposos (desde que supo que Barbie estaba embarazada, ya no se veía como el novio de la oji-azul si no, como su esposo aunque no hubiera boda). Por eso en cuanto comenzó a irle bien, le pidió a sus padres que visitaran a su hija y su mujer, que le dieran dinero de su parte.. conociendo a su familia, seguramente lo hicieron, pero nunca le aclararon a Bárbara quien realmente les mandaba el apoyo, todo con la intención de dejar en mal a Zeke y que Bárbara se terminara desilusionando más de su ahora ex.

Escucho la explicación a medias, ya que trataba disimuladamente de encontrar con la mirada a su pequeña, pero Bárbara le tapaba muy bien la visión. No es que eso este mal, Zeke sigue pensando que una de las mujeres más guapas que conoce es su ex, pero ahora no la quiere admirar ahora quiere ver a su hija.

- ¿ah si?... ya veo que bueno...- respondió a toda la explicación de la adopción de una tal Ivy... les digo que en este momento nada le importaba más que el ver a su pequeña...

- ¿mis padres?... alzó una ceja y se dio por vencido en su intento de ver a su hija, sabía que su ex mujer es obstinada, y que cuando toma una decisión no se echa para atrás - bueno con mi madre si he tenido contacto, sabes que no me llevo bien con mi viejo....- reflexionó ¿decirle la verdad de quien le había dado la dirección? Y hacer que se pelearan entre hermanos? Lo que menos quería era ver a la oji-azul peleada con alguien, pero también quería entrar bien de nuevo a la vida de Bárbara y eso significaba no mentiras - no han sido mis padres...- suspiro luego de aquella batalla interna - ha sido Jullian...- le dijo la verdad.

- Yo no quería incomodarte de esta manera Bárbara, yo sé que me odias...- soltó un suspiro y reflexiono en voz alta - hasta yo me odiaría si fuera tu... Yo solo... preguntaba por nuestra hija.... le dije a Jullian que tenía derecho a verla, a estar con ella... yo... no vine con las manos vacías- le explico en el auto tengo unas cosas para darte...- en su mirada había algo de tristeza -son cosas para Elle... pero antes de dartelas me hubiera gustado verla...- fue sincero

- por cierto, que bien te ves...- lo soltó, ese hombre seguía enamorado de aquella mujer, pero tampoco daría su brazo a torser tan fácilmente, no hasta poder ver a su hija

Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 09, 2016 1:44 pm

07 de Abril del 2016
07:58 P.M

Elle y su vestido.

No sabía a ciencia cierta cómo sentirse cuando Zeke le mencionó que había sido el propio hermano de ella el que le había dado la dirección, ¿En que estaría pensando Julian?, y lo principal de todo, ¿Desde cuándo sabía su hermano que él había vuelto y se lo había ocultado?. No quería molestarse con él pero tenía muchas cosas que preguntar, tenía dudas aunque, si el había decidido darle la dirección es por una buena razón pues a pesar de eso su hermano era muy inteligente y no actuaba por actuar, pero, era eso lo que causaba  más curiosidad a Bar.

Se movió unos momentos, Elle iba de un lado a otro con el vestido como una princesa danzante, movía el vestido como si fuese a danzar por los aires y entonaba la canción a todo pulmón, aquello le hizo sonreír a Barbara al escucharla. – No te odio, Beckerman, odiar es un sentimiento desgastante, y demasiado fuerte. ¿Y por qué consideras que yo podría seguir sintiendo cualquier sentimiento hacia ti?, no, eso requiere mucho tiempo y dedicación, por mi parte dejaste de existir el momento en que no fuimos suficientes para ti. – Tomó un largo respiro.

En el fondo sabía que él volvería, y que querría conocer a Elle pero no sabía que volvería tan pronto, y sería una mentira el decir o pensar que ella no imaginaba su regreso, sabía que algún día tendría que venir y pedir ese “Perdón”. ¿Odio?, No, en realidad ella estaba lo suficiente complacida de verlo frente a su puerta. – Que bueno que has vuelto, tenía tiempo deseando decirte aquello y no pensaba quedarme con eso, lo que me sorprende es que vuelvas como si nada, como si te hubieras ido un fin de semana a Las Vegas. – La sonrisa de Barbie se amplió, era hasta cierto punto maliciosa. - ¿Por qué tan pronto?, es decir, la niña apenas comienza a preguntar por su papá pero esperaba que volvieras unos… ¿10 años?, sí, quizá 10 años más en los que ella tuviera que decidir por sí sola si quería verte. – Se apartó de la puerta, en aquellos momentos no podía negarle verle, no era justo para Elle. – Sé bueno con ella, no tiene conciencia de todo pero es muy inteligente…





Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Miér Abr 13, 2016 7:56 pm
A veces la actitud del amor de mi vida en ves de molestarme me causaba gracia, me era risible. Y no por ser irrespetuso con ella, ese caracter tan frío me encantaba y me causaba ternura, la quería como ella fuera y actuara como actuara.

Lo que respondió cuando le dije que me odiaba me hizo gracia, intente no reírme, era la respuesta que esperaba y que honestamente merecía. Y eso era lo simpatico de la situación. No quise responderle nada, porque odiaba discutir con ella, ambos eramos muy testarudos y odiabamos perder y ya no me sentía en edad de discutir solo por discutir. Ya era padre

cuando comenzó a decir que que bueno que había vuelto y que tenía ganas de decirme eso yo reproche -No, al contrario que bueno que ya te pudiste desahogar- esperaba que con esto ahora si pudieramos tener un inicio desde cero.... pero se me olvida que estoy tratando con Bárbara Peyton... (la amo, pero la conozco a la perfección y presiento que no solo con una visita me perdonara, tendré que luchar por su perdón).
Bueno ya llore lo suficiente cuando estuve lejos de casa...- sonreí a penas, por supuesto que sabía que no podía volver así como así, pero tampoco era un cobarde maricon que llorara por los rincones, me dolia pero debía actuar si quería recuperarlas

Respondí a su pregunta de el ¿porque había vuelto tarde? con elocuentes movimientos de manos y la explicación logica y sincera del porque mi padre es socio del Lennox Hill Hospital y me pidió que le sustituyera en su puesto conte la verdad -¿10 años?... no es mucho tiempo- dije horrorizado no aguantaría tanto sin ella- lo que en realidad quería decir era "no aguantaría tanto sin ustedes"

Se aparto y pude ver la pequeña figura de mi hija, asentí a lo que me dijo y solo la llame por su nombre Elle..?- me puse de cunclillas y estire los brazos con la tonta esperanza de que corriera a ellos, pero cabia la gran posibilidad de que no hiciece nada... digo para ella soy un extraño
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Dom Abr 17, 2016 3:31 am

07 de Abril del 2016
08:09 P.M

Elle y su vestido.

¿Por qué tomarse tanta molestia?, esa preguntaba le rondaba varias veces, todo era un pensar rápido, y los recuerdos le venían a la cabeza con mucha lucidez. Recuerdos del pasados, unos buenos, otros malos y estaban los significativos que fuesen lo que fuesen iban a perdurar para toda la vida en la memoria de Bárbara.

Frente a ella se encontraba el hombre que en su momento la había hecho hacer cosas tontas, cosas importantes y que gracias a él o más bien, con la ayuda de él ahora tenía a Elle. Pero, ¿Qué era lo que rondaba por la mente de él?, ¿Qué lo hacía creer que podía llegar y decir todo lo que estaba saliendo de su boca?, El ahora “Doctor Neurocirujano Zeke Beckerman” se acordaba que tenía una niña y que probablemente ocupara de él. ¿Qué pensaban los hombres?, o más bien, ¿Qué pensaba en realidad, Zeke?

La pequeña Elle se aferró con fuerza a su madre unos momentos más, y conforme él le hablaba se iba soltando hasta acercarse y rodear esos pequeños brazos sobre el cuello del hombre. – Por favor, ¿No aguantarías tanto sin ella? – La risa de Barbie fue tan espontánea y burlona que la niña se rio junto con ella sin saber la razón. – Debería darte vergüenza decir eso Zeke, pero por lo que veo eso no lo conoces. – Negó con la cabeza y con ello una sonrisa sobre sus labios de manera amplia. – ¿No crees que es demasiado tonto que quieras aparentar ser un padre amoroso?, No creo que hayas llorado ni tampoco que pudieses vivir sin ella porque igual te largaste. – Su rostro se volvió serio y esa mirada gélida se posaba sobre él. – Aceptaré que la veas y que quieras estar cerca de ella pero no vengas con esos comentarios porque son totalmente absurdos para mí y creo que están de más, sin contar que te escuchas muy falso, Beckerman. – Se metió a su piso, dándole la espalda con rapidez al entrar. – Cierras la puerta al entrar. – Le hizo un ademán con la mano, volviendo a la cocina.






Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Abr 18, 2016 11:19 pm
Comprendía su enojo, era el único hombre que soportaba el caracter de Bárbara tal vez por eso, es que fueron pareja tanto tiempo. Muchas veces recuerda a sus amigos cuestionando esa relación y argumentando que Bárbara era muy descorazonada para el entonces joven bueno, noble y amoroso que era Zeke, tal vez por ese caracter blando, es que Zeke en aquellos años se inclinaba a tocar guitarra y componer canciones, hubiera continuado ese sueño si, no hubiese embarazado a su entonces novia Bárbara, no es que la culpe de. Pero en ese entonces era joven y se asusto mucho al oir la frase "estoy embarazada", no podía creer que a su corta edad sería papá, y pensaba "¿como voy a mantener a mi hija y esposa?" Obviamente no iba a ser pidiendo dinero a su padre, con el cual no estaba muy bien que digamos.

Por eso huyo al extranjero tomando unos cuantos miles de dolares del cajero de su padre y poder terminar su carrera fuera.

Su plan obviamente no era el más bueno, o si lo era no resulto como quería pues ahora se encontraba en la situación que se encontraba.

Aguanto como los hombres todas las criticas que su mujer solto únicamente por respeto a su hija... cuando la niña se río con su madre el corazon se le acongojo, sabía que la niña era inocente y no sabía de que se estaba riendo su madre y eso le dolía y le hizo pensar "¿cuantas cosas no le habrías inventado a mi hija?"
luego discutimos esto Barb..- miro a la niña como diciendole a aquella mujer "nuestra hija esta presente"

Se consentro en su hija -sabes quien soy mi amor?- le preguntó esperando respuesta alguna


Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 23, 2016 12:27 am

07 de Abril del 2016

08:20 P.M


Vamos a ser sinceros, ya era demasiado tarde como para ponerse a cocinar algo, era probable que Elle quisiera cenar algo ligero y eso si le daban ganas de comer, así que decidió volver hacía donde se encontraba aquél par y sin siquiera meterse en la conversación les miro desde lejos mientras pedía una pizza por el móvil.

Dicen que la sangre es tan poderosa que incluso es inevitable acudir al llamado de esta, y ahora mismo lo podía comprobar al mirar a Zeke y Elle juntos, tan parecidos de manera física que a Barbie le molestaba aquello, y no hay que mal interpretar pues él le parecía guapo y su pequeña hija le parecía lo más hermoso de la vida pero ese no era el punto.

Sentía que era tan injusto el haber batallado tanto durante el embarazo, mareos, náuseas, y entrar en labor de parto más de 5 horas, sentir como las caderas de abrían sintiendo que se rompía por dentro, que sufrió físicamente y que al final valió la pena cada segundo de dolor y sacrificio cuando la tuvo en sus brazos pero entonces el detalle era que la pequeña Elle no había sacado ni una pizca a ella y casi todo de él, y entonces ¿Cómo era posible que Zeke prefiriera perderse esos detalles en la vida de su hija?.

Aun recordaba la primera vez que Elle dijo “Mamamamama”, ”, y cada vez que lo hacía una sonrisa se dibujaba en sus labios justo como ahora que los vio de ver                                                                                                                      





Última edición por Bárbara Peyton el Mar Abr 26, 2016 10:01 pm, editado 2 veces
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun Abr 25, 2016 1:31 pm
Zeke llevaba años soñando con este rencuentro, casi todos los días desde que estuvo en otro país se desvelaba tomando tragos de licor para calmar su pena.

Al fin Dios le había permitido volver con su familia, aunque claro ya dependía de él el recuperarla...
-sabes quien soy amor?...- le pregunto a la niña y esta asintió, se notaba como se movían sus cabellos cuando la pequeña asentía - eres papá...- le contesto la pequeña en aquella voz dulce y aguda que tenía... A Zeke se le conmovió el corazón, al parecer la niña aun lo recordaba aunque lo dejo de ver desde muy pequeña. Lo que Zeke no sabía es que tal vez su expareja le ayudo para que su hija no lo olvidara.

Al acordarse volvió la mirada a Bárbara quien los contemplaba de pie, le sonrió y dio un beso a su hija, para luego hacerle dar la vuelta y que así pudiera ver a su madre... la niña corrió con sus pequeñas piernitas hasta abrazarse a las piernas de su madre
- aliba....- le pidió...

Zeke mientras tanto se puso de pie, se acerco a ellas por detrás y beso la nuca de su hija, aquello parecía un cuadro perfecto de una familia feliz... familia que tal vez estaban destinados a ser, o tal vez no....
-me encanta esto...- dijo a Barbie en voz baja refiriendose a estar los tres juntos
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 10:04 pm

07 de Abril del 2016
08:28 P.M

Elle y su vestido.

Inhala y exhala con fuerza desde la cocina, ¿Por qué se sentía tan molesta de tenerlo ahí?, había soñado muchas, muchas veces en el aquel momento y ahora que lo tenía frente a ella, frente a la hija de ambos aquello se esfumaba, ¿Por qué sentía que no bastaba esa explicación?, no sentía que el mereciera todo esa dulzura y cariño que Elle le estaba brindando.

Dejó todo lo que estaba preparando en la cocina, ni siquiera podía concentrarse por completo. Suspiró de nuevo con pesadez cuando Zeke se acercó a la niña e intentaron conversar, pero su semblante cambió cuando corrió hasta su madre y pidió levantarla, cuando lo hizo le lleno de besos el rostro. – Hola mi cielo… - La imagen era hasta cierto punto familiar pero ella no quería que fuese así, no quería dejar entrar a él en su vida, pero sí en la de Elle.

- No te acostumbres demasiado, no sabemos cuánto vayas a durar en Nueva York. – Le guiñó el ojo y puso a Elle en la barra. - ¿Te parece si cenamos pizza, nena? – Era lo más rápido y aunque no la acostumbraba a ese tipo de cenas aquél momento era lo ideal. - ¿Te quedas a cenar o sólo viniste a traer los juguetes? - Enarcó una ceja y comenzó a llamar a la pizzería para hacer el pedido.

- Buenas noches, una pizza grande mitad hawaiiana y mitad margarita, por favor... – Mientras Barbie terminaba con la llamada, le indicó a Zeke que tomara a Elle en brazos o que la volviera a bajar de la encimera.






Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Vie Mayo 06, 2016 3:44 pm
Zeke era un hombre maduro, sabìa perfectamente que "el perdòn" de su familia no iba a ser fácil de ganar, inclusive llego a dudar cuando se encontraba en Londres, pensaba "mejor dejo así las cosas y me resigno a perderlas". Pero bueno, Zeke no es un hombre que renuncie fácil a lo que anhela y lo que anhela es su familia. Además cada que veía aquel rostro angelical de Ella atravez del ordenador , se llenaba de animos. Y ahora que la a cargado y la niña lo a llamado padre, menos se dará por vencido.

Se acerco a Bárbara y pudo sentir su incomodidad, la comprendía, comprendía su molestia y sabía que no había palabras para justificarse pero si hechos. Ante la ofensa que Barbie intento soltar al mencionarle que no se acostumbrara Zeke solo sonrió un poco, sabía que no se iba a ir, sabía que era muy posible que se quedara de planta en Nueva York, gracias (quien lo diría a su padre) -es encantadora...- dijo refiriendose a su hija. Tenía mil y un alagos para su amada, pero sabía que no era momento de soltarlos, no con ella tan herida por su culpa...

Cuando Bárbara le pregunto si se quedaría a cenar, Zeke noto como su hija dio un salto de felicidad en el regaso de su madre, y luego le miraba suplicante al hombre de barba. Este suspiro antes de responder - no sé, no deseo incomodarte..- se lo dijo directo y sin disfraces. Elle llevo sus ojos color avellana a el rostro de su madre, mirandola suplicante y espectante. - yo si me quiero quedar-...

Quien iba a pensar que en ese momento el corazón de la niña y el de su padre estaban conectados en el mismo sentimiento... pero la desición es de barbie
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Jue Mayo 19, 2016 1:13 am

07 de Abril del 2016
08:28 P.M

Elle y su vestido.


Sonrío ante la mirada suplicante de su bebé. - Quédate entonces a cenar. - Dejó a la pequeña Elle en su casa de campaña, directo y sin escalas hacia el lugar sin detenerse a preguntarle a Zeke si la llevaba él. Volvió a la cocina y puso ambas manos en la cintura, mirándolo directamente a esos ojos color avellana, los ojos en los que diario se perdía al mirar a Elle, ese mismo color lo había heredado de él.

Bárbara estaba consciente de lo pesada que resultaba sostenerle la mirada a alguien más y era por eso que lo hacía, quería ver sus gestos y su forma de actuar. ¿En qué momento había pasado todo tan rápido?, y principalmente ¿Qué era lo que ella quería?. No estaba demandando que él le diera pensión alimenticia, tampoco quería que esto se fuera a un juicio y mucho quería que su hija creciera sin una figura paterna pero, ¿Qué hacer y cómo?, tenía tantas dudas, tantas preguntas y aún así no quería hacerlo notar frente a él.

- No quiero tu dinero, pero tienes la responsabilidad de mantenerla y con eso viene el  derecho de verla cada que puedas o desees, creo que esto ya te lo he dado a entender, lo que hagas o dejes de hacer es probablemente tu problema pero… esta vez me incumbe, no quiero que vengas a ver a Elle y a los días dejes de hacerlo de nuevo, no quiero que la ilusiones porque te voy a romper el alma y los huesos, Zeke Beckerman. – Ahora lo apuntaba con el índice mientras la pequeña niña ignoraba que los padres estuvieran hablando sobre ella y su futuro. – Pon la mesa, Zeke, que vamos a cenar… - Se giro para darle la espalda y sacar los platos para que acomodará él todo.



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 24, 2016 6:38 pm
Zeke tenía que agradecer a su pequeña hija el hecho de que Barbara no lo hubiera corrido cuando bien pudo hacerlo, y estaba en todo su derecho, Zeke no podía negarse a dicha expulsión.

Pero por fortuna la mirada inocente, noble y encantadora de Elle consiguió que el corazón de Bárbara se compadeciera de él y lo dejara quedar. En el fondo Zeke esperaba pronto no tener que depender de su hija.

Aunque Barb había aceptado, el hombre de pelo chino presentía (por los movimientos de Bárbara) que la mujer seguía molesta en su interior. La miro ir a dejar a su hija en la tienda, quien de forma inocente y sin saber lo que sucedía se puso a jugar en el interior de su tienda de campaña aunque de vez en cuando volteaba a ver a sus padres, estaba contenta de al fin verlos juntos a ambos...

Mientras tanto Barb y Zeke....

Ella lo miro a los ojos, y el no es un hombre cobarde como para rehuir a la mirada de nadie, se la sostuvo.... Por un momento deseo con la mirada poderle decir un dialogo convincente... una mirada que le dijera "te amo más que cuando me fui, y aunque no lo quieras reconocer, estoy aquí para pelear por ti, por mi familia, por nosotros". Estaban minimo a unos diez centimetros uno del otro

Cuando el doctor Beckerman escucho lo que su ex mujer decía, frunció el ceño y cuando termino de hablar le contesto -estoy seguro que a mi hija no le he roto nada, con el tiempo entendera muchas cosas....- comenzó -pero siento que esto lo dices más por ti que por ella...- suspiro y dio un paso hacia adelante mirandola a los ojos - y me duele ver todo lo que te eh hecho....- no le iba a decir "te amo" tan pronto... porque presentía que alguien como Barb no le creería, necesitaba demostrarselo

Ella le ordeno poner la mesa y luego se giro, le dieron ganas de ponerse detras de ella y besar su cuello, pero no quería tampoco un rechazo de su parte... (posiblemente luego de este encuentro tenga que bañarse con agua fría para calmar todos sus sentimientos)

A pesar de no querer hacerlo (por cuestiones de seguridad) se tuvo que acercar a sus espaldas para tomar uno de los platos. Este fue el segundo contacto físico entre ambos, y aunque fueron solo 10 segundos máximo a Zeke le fueron suficientes para detectar tres cosas de su ex.
1. Su olor: el olor de su piel mezclado con el de su perfume favorito (de Barb) de toda la vida
2. El calor que ella emitia: era tan cálido que no se quería apartar de ella
3. La textura de su piel: Se rozaron ligeramente y el pudo sentir la suavidad de ella

Todos estos conjuntos despertaban en el las ganas de besar su hombro. Por ello se quedo 10 segundos en esa posición y sin hablar nada. Sin notar si quiera que su cuerpo también había raccionado, y sin querer, su pecho se había rosado con la espalda de Bárbara...

-los platos...- se rompió el silencio con un susurro en tono varonil y hasta cierto punto, posesivo y seductor saliendo de su boca y (por la posición y cercanía de ambos) cerca del oido de Barbie...
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 31, 2016 11:59 pm

07 de Abril del 2016
08:40 P.M

Elle y su vestido.


Cerró los ojos con fuerza, el aroma del perfume de Zeke le inundaba  las fosas nasales, le hacía recordar viejos tiempos en la que las cosas entre los dos estaban perfectas pero ahora la realidad era otra. Abrió los ojos de golpe cuando cayó en cuenta dónde, cómo y con quién estaban, y al parecer él era demasiado astuto para ello.

Se alejó unos pasos y esperó que el terminara de poner la mesa, indicando exactamente cuales querría para esa noche. – Creo que ha quedado claro que por el momento no es buena idea discutir sobre el tema, la niña esta aquí y claro que apenas te conoce. – Respiró de manera de más profunda para ir por una botella de agua mineralizada.

No iba a volver a repetir la conversación pasada, aquella en la que se recriminan cosas que sucedieron y las que no. Al final el destino los había hecho separarse por decisión de él pero ¿Cuál era la razón de su regreso?, lo averiguaría más adelante, de eso estaba totalmente segura.

- Supongo que…- Se giró para mirar al hombre, al que había sido el amor de su vida. – Bienvenido de nuevo, Beckherman. – Asintió y volvió la vista hacia la pequeña Elle, con la esperanza que de verdad el no volviera a desaparecer por el bien de la pequeña niña y quizá hasta de la misma Bárbara.



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:02 pm
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.